Analistas

El costo de no dormir

Para cualquier país, 2% de su PIB es una cifra importante. Colombia crecerá económicamente en ese porcentaje este año, mientras que los estadounidenses perderán ese valor por falta de sueño, según un estudio de la corporación Rand. La vida agitada y ocupada, los largos desplazamientos, la convicción de que “a mayor trabajo mayor productividad” y el uso de aparatos tecnológicos, ha incrementado los índices de falta de sueño en el mundo. 

Contrario a lo que se cree, los problemas de sueño son una de las causas más importantes de las drásticas reducciones de productividad y de altos costos para una nación. No conozco un estudio que cuantifique sus efectos en Colombia; sin embargo, en países donde se han adelantado, se han estimado montos astronómicos. Por ejemplo, en Japón es de US$138 billones, en Alemania es de US$60 billones, mientras que en Estados Unidos es de US$411 billones.

El año pasado, Ariana Huffington, fundadora del popular sitio web “The Huffington Post”, escribió un libro sobre los efectos negativos de dormir poco. Se inspiró tras colapsar de cansancio acumulado relacionado con pocas horas de sueño. En su obra, menciona muchas cifras y estudios que revelan la gravedad del asunto. 

La falta de productividad se genera por varios factores. Las personas se vuelven más irascibles y reaccionan de manera exagerada e insensible. Adicionalmente, existe una correlación directa con el mal genio y, recientemente, se demostró que también afecta la inteligencia emocional de los individuos. Igualmente, produce costos derivados de los efectos nocivos en la salud. Según médicos de la Clínica de Mayo, dormir mal hace que el sistema inmune sea más propenso a las enfermedades y, una vez aparezcan, demoran más tiempo en aliviarse. Esto se debe a que el cuerpo deja de producir proteínas y anticuerpos. 

La ausencia de sueño produce hipertensión y obesidad. ¿Ha notado que aquellos días en los que duerme mal, tiene más ansiedad por la comida chatarra o los postres? De acuerdo con algunos estudios, este es uno de los efectos físicos que genera el dormir poco. Esto deriva en problemas de salud y altos costos para el país. Por último, se ha demostrado que incrementa la probabilidad de cáncer, de infarto y de tener una muerte prematura.

La falta de sueño ocasiona inmensos efectos negativos para las personas, las empresas en las que trabajan y la sociedad en general. La mayoría de expertos recomienda dormir entre siete y nueve horas seguidas. Aún así, diariamente millones de personas viven esta realidad y, paradójicamente es impuesta por ellos mismos. Sin ir muy lejos, en la última semana he dormido menos de seis horas en cuatro ocasiones. 

Tanto los que se acuestan tarde y se despiertan temprano, como los que no duermen bien, son responsables de su situación, además de quienes sufren de una combinación de ambos. 

Huffington recomienda tener una rutina clara antes de ir a la cama que incluya apagar el celular -y toda pantalla- media hora antes y dejarlo fuera de la alcoba, usar piyama -no sudadera u otro tipo de ropa-, relajar la mente con un buen libro que no esté relacionado con el trabajo, y bañarse con agua caliente. A esto, según otros expertos, se le debe agregar meditar antes de dormir y oír música relajante.

Esta semana, el presidente Santos dijo que un crecimiento de 2% era muy bajo para el país. Si las cifras en Colombia son parecidas a las de Estados Unidos, podríamos doblar ese crecimiento con unos buenos hábitos de sueño. Por más de que vaya en contra del imaginario popular, no dormir es carísimo.