Analistas

Equidad en tiempos web

GUARDAR

Eduardo Verano de la Rosa Exgobernador del Atlántico

Decidí llamar esta columna ‘Equidad en tiempos web’ para parafrasear una de las obras cumbre de nuestro nobel, Gabriel García Márquez, llamada ‘El amor en los tiempos del cólera’. En ella se relataba de forma poética y magistral ese amor inocente y profundo entre Florentino Ariza y Fermina Daza que debía superar una infinitud de situaciones adversas y el paso del tiempo, exactamente “cincuenta y tres años, siete meses y once días”, para darse cuenta que estaban destinados el uno al otro para toda la eternidad.

Como el amor de Florentino y Fermina, así ha sido la relación de Colombia con la equidad. Diferentes gobiernos han trabajado con empeño desde hace tiempo en esta materia y, aunque en algunos aspectos se ha mejorado, en otros hay que redoblar esfuerzos. Es aquí cuando el mundo digital se convierte en una labor vital para el país porque dinamiza los procesos y acelera el desarrollo para que todos los colombianos tengamos acceso a las mismas oportunidades.

En el tema de la conectividad, el Gobierno del presidente Iván Duque ha tenido un compromiso serio y fundamentado. Como gobernador del Atlántico tuve la oportunidad de conocer el trabajo de la ministra de las TIC, Sylvia Constaín, mientras socializaba y concertaba los alcances de la Ley de Modernización del Sector TIC que creó las condiciones para que más colombianos pudieran acceder a Internet.

Fue un trabajo pedagógico con diferentes sectores y lo más interesante es que no se convirtió en una ley de papel, sino en la piedra angular para convertirnos en un país competitivo a través de la tecnología.

En 2019 llevaron conectividad a 1.000 centros poblados de zonas apartadas que veían internet como algo lejano, a los que solo se podía acceder en las ciudades.

Para 2020 se tiene como meta llevar Internet de última milla a 342.000 hogares de bajos recursos económicos en 404 municipios. Lo anterior no solo se traduce en oportunidades para todos, sino permite avanzar en la Economía Naranja, cuyo impacto se basa en el conocimiento.

La llegada del Internet trae consigo la posibilidad de educarse, de emprender, de tener un Estado más cercano y eficiente, y un mejor servicio de salud. Pensar que un niño de un corregimiento ubicado en alguna zona alejada del país tenga las mismas oportunidades de otro que vive en una ciudad capital son acciones que dejan de ser utopías.

El camino es largo y no será fácil, pero genera esperanza que desde esta cartera se les esté poniendo el pecho a esas deudas históricas. Por fin se realizó una subasta del espectro radioeléctrico que nos pondrá a la vanguardia en materia de conectividad al llevar móvil 4G (voz y datos) a 3.658 localidades de zonas rurales donde no hay ese servicio, y dará a la Nación un recaudo superior a los $3 billones pagados hasta el año 2036. Estos recursos son destinados para cerrar la brecha digital, la apropiación de tecnologías y tener un país realmente digitalizado.

A veces quisiéramos que todo se diera de manera instantánea, pero lo cierto es que se están dando los pasos en la dirección correcta que permitirán que ese amor medio difuso y perdido entre la equidad y el país se consolide. Así, con el paso de los años, ese amor nos podrá llevar por un sendero que mejore la calidad de vida de todos los colombianos.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés