Analistas

El ajedrez comercial del mundo transformará la economía

GUARDAR

Se prevé que la economía mundial crecerá de una manera estable hacia el futuro en 4% cada año. Es una buena noticia después del bajón experimentado entre 2009 y 2010. Esto hará que el comercio mundial crezca aproximadamente en 8% lo que permitirá que el comercio marítimo se incremente al menos 5%. 
 
Estas fueron las bases del XXII Congreso Latinoamericano de Puertos celebrado en Bogotá, cuyas autoridades estudiaron cómo adaptarse al crecimiento acelerado del comercio en el mundo.
 
También se prevén importantes cambios como los que introducirán los grandes barcos que transportarán hasta 18 mil contenedores y que estarán mejor dotados con nuevas tecnología totalmente robotizadas que les permitirán ser más rápidos y eficientes, con el fin, de modernizar todo el comercio marítimo mundial. Este creciente comercio será el más potente motor del desarrollo de la economía del planeta. El país que mejor se prepare, le irá mejor.
 
Además, habrá un gran impacto en el comercio mundial por el nuevo Canal de Panamá que permitirá una mayor comercialización de productos a menor precio porque los fletes, componente significativo de su valor, serán cada vez más bajos. Es decir, la competencia será más feroz y tendremos que prepararnos y anticiparnos.
 
Estados Unidos, consciente del crecimiento del comercio a nivel mundial  y del papel protagónico que jugará América Latina y Asia ante las dificultades que presenta la economía europea, ha venido promoviendo más de 15 TLC con los países de Asia y especialmente Latinoamérica. 
 
Por solo citar un caso, las exportaciones de Panamá han crecido 34% y las importaciones 50%.
 
China viene promoviendo un mayor acercamiento comercial con Suramérica, especialmente con Chile y Perú,  y mira muy de cerca a Colombia. 
 
El caso de China es significativo si se tiene en cuenta que tiene una creciente clase media que aumenta su capacidad de consumo.
 
No pueden quedar todas estas nuevas realidades fuera del ajedrez comercial de un país como Colombia que, por su ubicación geoestratégica, está llamado a jugar un papel de máxima importancia. 
 
Estamos obligados a pensar cuál debe ser el rol de nuestro país ante esas nuevas realidades comerciales del mundo.
 
Definitivamente nuestra infraestructura, en general, aún no está lista para atender las exigencias de este nuevo mundo comercial.
 
Colombia necesita construir, más ágilmente, su infraestructura de carreteras de dobles calzadas que interconecten todas las zonas productivas de las regiones con los puertos para bajar los costos del transporte interno y por río Magdalena. 
 
La infraestructura ferroviaria debe ser realmente generadora de desarrollo económico para todos. No puede ser tan diminuta que solo se conciba como la pista para movilizar carbón y los productos del ‘triángulo de oro’ a los puertos. Se necesita el Súper Tren del Caribe que una todas las capitales del litoral desde Maracaibo hasta Panamá.
 
Sin ninguna duda, tiene que agilizarse la construcción de toda la infraestructura y hacer los dragados necesarios para llevar el río Magdalena a los 9 pies de profundidad durante todo el año y así aprovechar la nueva realidad comercial que nos tocó a la puerta. También es necesario levantar los puentes a lo largo de los ríos Magdalena y Cauca y construir todas las vías de acceso a estos puertos.
 
Entre más TLC se firmen a nivel mundial más conectividad se requerirá y, por lo tanto, se necesita resolver todos los ‘cuellos de botella’ que existen en estos momentos en América Latina, especialmente en Colombia y Venezuela. 
 
Es cierto que aún no estamos preparados, no tenemos el sistema portuario, ferroviario y de carreteras necesario para ser eficientes y exitosos en esta nueva etapa de libre comercio a nivel mundial, pero pongámonos al día, hay que acelerar el paso ¡ya!
 
GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés