Analistas

Chris Borland: La decisión de retirarse

GUARDAR

El mundo de las escuelas de negocios está revolucionado. Estudian el caso de Chris Borland con devoción porque se sale de todos los patrones conocidos, cambia sustancialmente las bases de los procesos de toma de decisiones con una nueva visión de futuro.

Borland  es un jugador de fútbol americano, su posición es “apoyador”, ha sido seleccionado como el novato más sobresaliente del año, pesa casi 125 kilos y es la estrella del fútbol americano del momento. Se distingue por su juego agresivo, con un olfato especial de anticipar jugadas.

Acaba de cambiar su rumbo como jugador y anunció su retiro del fútbol a la edad de 24 años. Argumentó que quiere vivir una vida larga y sana, y que tomó su decisión después de preguntarse ¿Qué hago jugando fútbol golpeándome permanentemente la cabeza? No le importó que le pagaran US$3 millones por mes y que fuese el centro de todas las miradas.

En marzo pasado se retiró de la Liga Nacional de Fútbol (NFL) americano, pero su proceso de razonamiento es lo que hace bien interesante esta historia. Normalmente la gente y los negocios privilegian en sus decisiones lo inmediato, el corto plazo. Muy poca gente basa sus decisiones en raciocinios en términos de costo-utilidad y efectos en el mediano y largo plazo. Los jugadores y los fanáticos casi nunca se ponían a pensar en las serias dificultades y en las consecuencias a futuro que pueden tener la vida de futbolista. Por lo tanto, sorprende la inusual decisión que ha tomado Borland al preferir un futuro sano, sobre su presente de millonario y famoso. Razonó que todos los pequeños impactos diarios podrían ocasionar microhemorragias cerebrales o derrames que llevan a una pérdida de su capacidad y hasta enfermedades como el Alzheimer.

Ante la prensa explicó que ha tenido en cuenta los efectos traumáticos a largo plazo de los golpes que recibe en cada juego. Ha cambiado su manera de pensar y la histórica forma de razonar de los jugadores de fútbol a quienes les atrae la fama y el dinero.

Todas las investigaciones sobre los riesgos y las consecuencias psicológicas de los choques han demostrado que son muy difíciles de desconocer los resultados en el tiempo por más que no se quiera tenerlos en cuenta, pero él se convenció a si mismo que debía abandonar los millones de dólares y la fama de ahora y evitar problemas de salud en su longevidad y tener una vejez llena de achaques, dificultades y deterioros impredecibles. El temor a un trauma reiterado en la cabeza lo pueda conducir a enfermedades neurodegenerativas.

Piensa Borland que está haciendo lo mejor para su salud. El estudió minuciosamente un Reporte Médico que indica que más de 70 jugadores fueron diagnosticados con padecimientos neurológicos severos y progresivos y con traumas asociados al juego del fútbol americano.

Hoy las escuelas de negocios toman este evento como un nuevo enfoque de toma de decisiones, en la cual, prima el largo plazo sobre el corto plazo lo cual cambia la manera de pensar y las bases de cómo se toman decisiones, no solamente en materia de salud sino también en los negocios.

Hoy sus amigos, su familia y en especial los investigadores se preguntan si el tomó la decisión correcta.

Lo más seguro es que se habrá perdido un excelente jugador de fútbol americano, pero seguro se habrá ganado un nuevo conferencista joven, lleno de salud y un futuro escritor que explicará esta nueva manera en que los hombres de negocios tomarán sus decisiones, con valores basados con más perspectiva de las consecuencias futuras. Ese será el legado Borland.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés