Analistas

Riesgos que enfrentan las empresas

Es cotidiano que el sector asegurador se enfrente a nuevos y desconocidos riesgos emergentes. El desafío de las corredoras de seguros es detectarlos a tiempo, mitigarlos de manera eficiente y desarrollar soluciones innovadoras que respondan a las necesidades de una realidad cambiante. En este terreno, Aon se ha destacado en los 20 años que celebra en el mercado local.

Con el tiempo, los riesgos han sufrido grandes transformaciones. Algunos de ellos dejaron de ser asegurables para convertirse en impredecibles e intangibles. Hace más de una década, poco se hablaba de terrorismo, de ciberriesgo, de daño reputacional, del incremento de la competencia, de problemas en la cadena de abastecimiento y de la imposibilidad de innovar y retener el capital humano como situaciones de relevancia para las compañías. Sin embargo, en la actualidad se han convertido en foco de preocupación. 

Estas nuevas amenazas exigen a los corredores realizar esfuerzos para implementar alternativas transformadoras y creativas enfocadas en combatirlas y que vayan más allá de un simple seguro. Es este, precisamente, uno de los cambios más significativos que se ha presentado en la industria y que ha cambiado nuestra dirección. En el pasado quedó la imagen estereotipada del corredor que vendía pólizas todo riesgo para incendio, inundación, hurto u otro tipo de amenazas. Hoy nuestras inquietudes son otras, van más allá, y están en aquellos entornos que hasta hace un tiempo se consideraban atípicos pero que requieren de planes de detección y mitigación de riesgos. 

Así, esta volatilidad nos ha ubicado en un territorio de situaciones no asegurables que nos exigen dejar la posición de intermediarios para convertirnos en consultores y administradores de riesgos, capaces de brindar una asesoría integral para el control de escenarios difíciles. Este cambio de rol, nos abrió paso hacia la diversificación de la oferta en nuestro portafolio de productos y servicios y nos llevó a crear mapas que contengan todos los riesgos que atentan en contra de los intereses de nuestros clientes.

Estos mapas, deben ser imprescindibles para las empresas ya que representan una herramienta que brinda información precisa sobre las amenazas que puedan enfrentar, los deducibles que pudieran asumir y el tipo de situaciones a las que son más vulnerables. Este mapeo de eventos nos impulsó hacia el análisis del riesgo desde diferentes aristas: los gerenciales y los políticos. Para después expandirnos hacia las amenazas que pueden surgir en cuestión de capital humano, compromiso del empleado y medición del clima laboral. 

Hoy, en nuestro vigésimo aniversario en Colombia y luego de una gran trayectoria en el mercado asegurador, podemos ofrecerle a las empresas del país, no solo pólizas tradicionales, sino un servicio de consultoría exhaustivo capaz de ayudarlas a prepararse para controlar lo intangible y sobrevivir en un mercado global turbulento. 

Celebramos nuestra historia siendo testigos de grandes metamorfosis y trabajando en pro de la detección de riesgos que evolucionan en sí mismos. Las condiciones están dadas para que nazcan nuevas amenazas, otras se hagan visibles y broten escenarios cada vez más críticos. Y a todos debemos darles solución. El sector renace con cada nueva situación que atente la estabilidad del mercado, y nuestra meta es reinventarnos y desafiar las barreras que impiden el desarrollo del mismo.