.
Analistas 11/12/2021

La peor generación de la historia

Diego Gómez
PhD, Profesor EIA, Director ECSIM

Hace unas semanas, un grupo de jóvenes que terminaban su formación secundaria en uno de los buenos colegios de este país, derivo su celebración en la vandalización de las instalaciones del colegio. Los egresados, directivas, padres y estudiantes están conmocionados. Han querido manejar el hecho en la intimidad de su comunidad. En más de 100 generaciones (anuales) de egresados no se había dado una situación como esta. ¿….la peor generación de la historia?

Desde una perspectiva más amplia y compleja, en el marco de las destrucciones recientes de patrimonios públicos y privados en Colombia, Chile, Francia, Países Bajos, Estados Unidos… es necesaria la pregunta: ¿Qué ocurre con una generación que ha optado por la violencia, por el vandalismo?

Desde los años noventa, en los inicios de los cursos en las universidades he utilizado un opúsculo, “Los jóvenes de hoy”, que divulgó Platón y que atribuyó a Sócrates, su maestro. El texto de hace 24 siglos reniega de los jóvenes diciendo que los de esa generación son distraídos, perezosos y no respetan a los mayores. Dentro de un optimismo persistente de un economista del desarrollo siempre he sostenido que cada etapa de la humanidad ha sido mejor y el texto me es útil para esa reflexión.

Varios estudios señalan como la persona más que formada por unos padres es formada por su generación (por su época). Los valores, comportamientos, música y aspiraciones están ligados a su generación. La generación de los Baby Boomers, nacidos entre 1945 y 1964, en medio de una expansión económica acelerada, vivieron un renacer y el idealismo trasformó el mundo. “Imagine” de Lennon será mi canción por siempre.

La generación X comprende a los nacidos entre 1965 y 1981, vivió la fase más dura de la guerra fría. “Trabajar y producir era su filosofía de vida, dejando de lado el idealismo. El individualismo, la ambición y la adicción al trabajo -o workaholic- son los valores en los que han crecido”, señala un artículo de Times de 2014.

Los nacidos entre 1982 y 1994 han sido llamados Generación Y, los “millenials”, los nativos digitales. El mismo artículo los señala de: perezosos, narcisistas y consentidos, la generación del yo-yo-yo. La similitud con el texto de Sócrates es bien irónica. La generación Z, los Centenials, está construyendo su propia impronta. A la generación actual, los que han nacido después de 2010, se les acuña el término de generación Alpha. Estas tres generaciones son más de la mitad de la población mundial. Pero será la última vez en que tengamos más jóvenes que viejos.

Los Centenials pretenden entre otras cosas la Educación Gratis, lógicamente gratis para ellos. Que quien asuma el costo de esta formación sea el Estado. El gobierno colombiano, entre el pragmatismo y el populismo de derecha, acaba de emitir el respectivo decreto, el 1667 de 7 de diciembre de 2021. En esto hay una profunda falla ética. El usufructo de la educación recibida es personal (privado) y es una simple forma de privatización de los recursos públicos. Más concordante con una sociedad incluyente es que se tenga un esquema de financiación que se page con los ingresos futuros. Ese dinero debería ser sagrado y destinado a formar también generaciones futuras. Pero esta generación exige su beneficio individual so pena de vandalizar el país.

Hablando con el deseo, esperaría que esto fuera un proceso como el de “La caja de Pandora”, el regalo de Zeus que al abrirse libera primero todos los males y deja para luego las virtudes.