Analistas

¿Hay que estar en todas las redes?

Estar o no estar en redes dejó de ser la pregunta crucial. Hay que estar. Así lo demuestran el plebiscito, el Brexit, las elecciones en EE.UU. o la campaña de Hewlett Packard ‘#BendTheRules’, en la que HP se unió con algunos de los creadores más populares de internet para promocionar su nuevo portátil.

Además, se estima que las redes concentrarán 16% de toda la inversión publicitaria en digital en 2017; 7% más que en 2013.   

La pregunta es pues, en qué plataformas estar, ya que debemos acabar con esa incontinencia de querer estar en todas. 

“Germancho, ¿qué dice la gente en redes de nosotros? ¿Cómo así, por qué no tenemos cuenta de Instagram? ¿Nos embobamos? ¿Y por qué Instagram no le da tráfico a la página? ¿Ya subimos lo que le pedí a Snapchat? ¿Somos tendencia? ¿Por qué estamos usando Facebook Live? Periscope también. ¿Qué es Tinder?”, preguntan hoy, con frecuencia, los gerentes.

Las cuatro ‘grandes’ son: Facebook, Twitter, Instagram y YouTube. Le siguen LinkedIn, Snapchat, Pinterest y Periscope. Incluiría a WhatsApp en la baraja, pero es tildada de ser un servicio de mensajería. (¡Pssst!, es la red social).     

Pero dejemos la carreta y entremos en materia. ¿En qué redes estar? Todo depende de cuál sea su objetivo final: ¿viralidad? Ojo, no confundir con virilidad, en cuyo caso, definitivamente necesita Tinder. ¿Busca retroalimentación de los usuarios, tráfico, presencia de marca o alcance?

Tener un objetivo claro es fundamental para encontrar su mezcla ideal de redes. ¿Qué tiene cada una?     

Con 1.700 millones de usuarios (20 millones en Colombia), Facebook es la más poderosa y casi que obligatorio tener presencia en ella. Si busca alcance, llegarle a un público masivo o a cierto nicho, o redireccionamiento de tráfico, esta es su red. Asimismo, con su opción de video y video en vivo -Facebook Live- se apropió de este formato.

Twitter siempre ha sido sinónimo de conversación en vivo. Con 320 millones de usuarios (10 millones en Colombia), su fuerte está en el posicionamiento de marca. Redirecciona poco tráfico, pero es clave para obtener retroalimentación, ya que es la red que permite mayor cercanía entre usuario y marca. Imprescindible para medios, periodistas y políticos.

La plataforma más amigable es Instagram, que es muy visual. Si bien se asocia con celebridades y deportistas, cada día crece más la presencia de marcas y políticos. No redirecciona tráfico, pero construye marca y su nueva opción de contar historias -Instastories- abre un panorama importante para las empresas.

En cuanto a YouTube, Facebook Live la ha puesto en jaque y aunque sigue siendo popular, no ofrece, ni de cerca, los alcances de la primera. Eso sí, es la única que de momento le paga a sus generadores de contenido, pero montos insignificantes.

Una red que ha de tener en su radar es LinkedIn, la más poderosa para realizar conexiones profesionales o intercambiar opiniones sobre temas empresariales. En América Latina es una de las más usadas.

Si su objetivo es conquistar el mercado juvenil, Snapchat es la red, pero exige de mucha creatividad audiovisual para tener un impacto importante. No es una plataforma amigable y, para los viejos como yo, un galimatías.

Por último, salvo que su cuenta de Twitter tenga millones de seguidores, no pierda el tiempo con Periscope, la plataforma de video en vivo de Twitter. Facebook se quedó con este mercado.

Como puede ver, el campo está minado de redes. Sepa qué quiere y busque las redes que mejor se adapten a lo que busca.