Analistas

¿Decapitación de internet?

La aplicación de Uber está a un paso de ser bloqueada en Colombia. El Tribunal Administrativo de Cundinamarca (TAC) fallará en estos días sobre una demanda inquisitoria del Ministerio de Transporte que amenaza con decapitar el principio sobre el que se rige internet en cualquier país serio del mundo.

En manos del TAC recae, seguramente, la decisión más crítica que se haya tomado sobre el internet en Colombia desde que este hiciera su aparición a principios de la década de los 90. 

Durante los últimos días, las redes han echado humo sobre el asunto y tal ha sido la indignación que se consolidó como tendencia el numeral #NoBloqueoApps. 

Tres de las personas más expertas en tecnología del país, como lo son @MauricioJaramil, @Solano o @JoseCarlosTecno, se han manifestado en Twitter de manera enérgica contra la posibilidad de que el TAC falle a favor del Ministerio de Transporte. 

“Si permitimos que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca bloquee Uber, tendremos un internet en peligro en Colombia #NoBloqueoApps”, señaló en uno de sus múltiples trinos @JoseCarlosTecno, quien fuera editor de tecnología de El Tiempo.

“Si @GobCDMX fue capaz de regular a @Uber (y muchas ciudades), ¿será imposible que las autoridades colombianas lo logren? #NoBloqueoApps”, dijo por su parte @MauricioJaramil.  

¡Y ojo!, en juego no está la defensa de la plataforma de Uber, un servicio ilegal cada vez más mediocre y desmejorado, cada día más semejante a un servicio de taxi, sino la defensa de la neutralidad del internet, ese principio que permite una comunicación libre de punto a punto sin alterar su contenido. 

Es decir, internet es un derecho universal, debe ser de libre competencia y sin censura, exceptuando casos, evidentemente, como la pornografía infantil.

Un fallo del TAC a favor de establecer medidas cautelares contra Uber abriría un sombrío panorama para el desarrollo tecnológico y digital de Colombia. Como si no hubiera sido suficiente el contundente gancho que le metió el ministro Mauricio Cárdenas a lo digital con su reforma tributaria, un segundo golpe nos dejaría muy debilitados y con escasas capacidades de competir internacionalmente.

Una vez abierta la orden de caza contra las aplicaciones, ¿cuál seguirá? ¿Rappi y Mercadoni vs. grandes supermercados? ¿WhatsApp y Skype vs. compañías de telefonía? ¿Netflix vs. los grandes canales? ¿Spotify vs Acinpro?

Hay que aplaudir que en el gobierno hubo una voz lúcida que criticó la demanda del MinTransporte, la del viceministro TIC, Daniel Quintero, que fungió de vocero de la entidad. Pero al parecer MinTIC se ha quedado solo en la defensa del internet. ¿Serán suficientes las palabras de Quintero para convencer al TAC de hacer lo correcto?  

Pero si en Colombia llueve, en Estados Unidos no escampa. La semana pasada, la Casa Blanca dejó entrever que su próximo movimiento será legislar en contra de la neutralidad del internet, tan defendida por el anterior presidente Barack Obama.

Donald Trump quiere otorgarles a los operadores el poder de decidir qué va y qué no va en sus redes, así como determinar los precios del servicio de banda ancha. Esto provocaría una desigualdad en el uso de internet. Aquellos con recursos suficientes podrían navegar en las autopistas más rápidas, mientras que los más pobres se quedarían con las trochas más lentas.

Que Trump esté adelantando una medida similar a la nuestra debería ser razón suficiente para que el TAC tenga la sabiduría de obrar correctamente y defender el desarrollo digital de Colombia. Otro Cardenasazo no, por favor.