Analistas

La tecnología va en serio

GUARDAR

La tecnología puede estar al servicio de cosas que jamás imaginaríamos, cada vez más pierde el carácter de ser “un lujo” y evoluciona para ser una solución. El reto está en tomarse los desarrollos tecnológicos como un asunto importante, apostarle a adoptarlos, a verlos como aliados y claro, a invertir recursos en ellos.

Según la FAO, entre 8% y 25% de las especies que se pescan son descartadas, más o menos se habla de 27 millones de toneladas de peces por año. Para evitar el impacto ambiental que produce la sobrepesca, la tecnología ofreció una solución ideal a partir de redes inteligentes LED que increíblemente señala a los peces pequeños (los que normalmente se desechan) el camino que deben seguir para salir de la red.

En Estados Unidos se desarrolló un sensor que se adhiere a un diente y detecta los componentes de lo que se come, con este dispositivo se podrán prevenir enfermedades dentales y hasta psicológicas.

Hoy existen desde brazaletes, gorras y aplicaciones que permiten que los conductores no se queden dormidos al volante evitando millones de accidentes de tránsito. Los drones, simuladores y el big data son ahora los mayores aliados a la hora de prevenir riesgos laborales.

Estos pocos ejemplos los traigo a colación ya que hace unas semanas ocurrió un tristísimo desastre para todos, el incendio del Museo Nacional de Brasil en Río de Janeiro. Ante los ojos del mundo, las llamas devoraron años de historia y las investigaciones y recuerdos quedaron convertidos en cenizas.

Lo irónico es que esta tragedia se hubiese podido evitar a punta de tecnología, pero muy poco o nula era la apuesta por estas soluciones en el Museo; resulta muy difícil creer que no se hicieran todos los esfuerzos necesarios para proteger la cultura, el patrimonio y la memoria histórica de la humanidad.

Por mencionar algunas opciones, la inteligencia artificial hubiese sido de gran utilidad para detectar algún conato de incendio y permitir a las autoridades actuar a tiempo. Digitalizar las obras de manera preventiva, al menos nos daría una idea de lo que se tenía y permitiría alguna investigación. Adquirir software especializado para la restauración de las obras también hubiese sido en estos momentos de valiosa utilidad.

A modo de ejemplo, en La Conciergerie en París, se utiliza la tecnología para recrear muchos de los elementos que no están o que no pueden ser puestos a disposición del público y así permitirle al visitante hacerse una idea de cómo era la prisión en la que estuvo María Antonieta y su familia como consecuencia de la Revolución Francesa.

A la tecnología hay que verla como algo más que pura diversión. Va mucho más allá de los dispositivos innovadores, curiosos y bonitos o de plataformas de ocio.

Es mucho más que juegos y redes sociales. Es una solución, ahora el problema es creerse el cuento y confiar en ella. ¿Qué tanto invertimos en tecnología como una medida? ¿Qué tanto se adopta en las empresas, instituciones y hogares para a prevenir riesgos? Por eso quería dejarle hoy como reflexión: ¿Qué tan en serio toma usted la tecnología?

Ahora que tengo su atención: para los amantes de las cifras, www.worldmeters.info proporciona estadísticas mundiales en tiempo real sobre Gobierno, población, medio ambiente, cultura, entre otros. Si le gustan tanto como a mí, échese una pasada por la web.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés