.
Analistas 02/02/2021

Falta mucha información

Aceptando que estamos aún en pandemia, es pertinente reclamar una información clara y completa, en caso contrario nunca saldremos de la zona de pánico a la que forzosamente entramos hace casi un año.
Comencemos porque el diario EL TIEMPO en un titular puso “Minsalud reporta 392 muertos y 12.516 casos de covid-19 en el país”, información para el Domingo 24 de Enero. Pero al final de la nota pone que el total de casos nuevos es de 10.045, cifra corroborada en otros medios.
Aquí tenemos una imprecisión que confunde a todos.

Por otro lado, no falta quien exija dar una fecha cuando se comience la vacunación formalmente para la población, algo que no es posible hacer realidad teniendo en cuenta que la logística necesaria y las características de la vacuna demandan una planeación bastante compleja.

De parte del Gobierno y de los organismos tanto públicos, privados y multilaterales involucrados en la distribución y suministro de la vacuna, la confidencialidad de la que hablan genera un nivel de incertidumbre superior al que ya trajo consigo el covid-19.

Adicionalmente, la expectativa expuesta por la Vice-Presidente de la República Martha Lucía Ramírez según la cual el 70 por ciento de la población estaría vacuna en Diciembre es especulativa, falta saber porque no ha existido una información clara y precisa para cuando llegará la vacuna y menos tenemos conocimiento de la logística para la aplicación de las dosis pertinentes.

Todo lo anterior y lo que se queda por fuera de este análisis están cerrando un panorama que es importante poder observar, si sigue tapado la incertidumbre hará un daño adicional al que ha hecho todo lo que ha implicado esta nefasta pandemia.

Queremos todos regresar a una actividad económica que genere empleo e ingresos a las familias, que permita capitalizar empresas para su operatividad y por ende para una mayor contratación de personal.
Igualmente queremos que los establecimientos educativos retomen sus actividades, las cuales son necesarias no solo para el aprendizaje sino para un desarrollo integral. Especialmente para las familias que no cuentan con los recursos necesarios para una disposición tecnológica del hogar que brinde las herramientas para el uso del aula virtual y sumando a ello para los niños que su colegio además de brindar el servicio educativo también le sirve de principal fuente de alimentación.

Estos problemas a medida que pasa el tiempo se van agudizando y se van encontrando otros más. Todos los analistas profesionales en temas de educación que manifiestan que es importante el regreso a las clases presenciales, son conscientes de los obstáculos que se tienen para lograr dicho objetivo y de ninguna manera quieren a la fuerza que se retomen las actividades. El punto es que dada la realidad se tiene que encontrar una alternativa que minimice el riesgo de expansión de la pandemia.

La educación virtual no es un sustituto perfecto para la educación presencial, especialmente en el tema del desarrollo integral de los niños, los efectos nocivos que trajo la pandemia en materia educativa después se verán y no serán fáciles de tratar.