.
ALTA GERENCIA Una buena gestión de riesgo evitará improvisar en las crisis
lunes, 22 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Michelle Zayed Atallah - mzayed@larepublica.com.co

En un mundo extremadamente globalizado e interconectado, tener una gestión de riesgo es más importante que nunca.

Las empresas hoy en día interactúan con cientos de agentes entre proveedores, clientes y contratistas, y en cada una de estas situaciones, sin importar la industria, se crea un nivel de riesgo el cual los directivos deberán aprender a manejar. Después de todo, es mejor lidiar con el riesgo que lidiar con la crisis.

Las firmas aumentan sus riesgos solo con seguir avanzado en su negocio, pero aún más si se queda en un mismo sitio. Según el estudio de riesgo global de la consultora Accenture, las compañías perciben un mayor riesgo en sus operaciones particularmente en las áreas de producción, regulaciones gubernamentales y en su reputación. Por esto, 60% de las firmas que respondieron esta encuesta aseguran que el manejo de imprevistos es más importante ahora de lo que era hace dos años.

“Hoy es más importante porque nos movemos en escenarios que son más inestables, más competitivos y que son más volátiles”, aseguró Giovanni Reyes, profesor de administración de la Universidad del Rosario.

De la reacción a la acción
Los ejecutivos consideran la gestión del riesgo como un elemento esencial en sus compañías. Las razones para esto son varias: por un lado, se ha visto que ninguna organización opera por sí sola y eventos como las crisis financieras globales inevitablemente crean problemas para las empresas en diferentes grados. Para salir bien librados, las compañías deben prever los diferentes escenarios más allá de las tres posibilidades tradicionales que abarcaba un panorama positivo, uno negativo y uno neutral.

El primer paso es mirar todas las posibilidades de riesgo. “Lo primero es determinar los riesgos inherentes al proceso. Tanto en las personas y en los medios, como en los insumos, hay que ubicar los puntos débiles. Lo segundo es tener un plan de acción”, dijo José Stalin Rojas, decano de la facultad de administración de la Universidad Nacional.

El gerente general de Software Shop, Luis Enrique Villegas, quien organizó la conferencia latinoamericana de gestión de riesgo, explicó que conseguir la información sobre los diferentes escenarios es más fácil que nunca debido a la habilidad de los programas y los recursos que están a la mano de los empresarios. “Tener una gestión de riesgo hace a la empresa más competitiva porque si no está midiendo estos factores es probable que sus competidores si lo estén haciendo”, comentó.

Las encuestas confirman este dato: para 64% de los expertos en riesgo en las organizaciones, tener una gestión bien integrada es vital para crear una ventaja competitiva para la empresa.

Los obstáculos
La tarea no es fácil. Para tener una gestión exitosa se debe implementar una cultura de riesgo a través de toda la compañía, aseguró Rojas. “Un programa de estos le da mayor eficacia por cuanto blinda a la empresa contra eventualidades y enfoca a las organizaciones en sus objetivos”, dijo.

Según el estudio, los cinco más grandes obstáculos que identificaron los ejecutivos son alinear la gestión con la estrategia de la compañía, manejar los costos del programa, implementar los requisitos de la nueva regulación, manejar la información recogida durante el análisis, y crear una mejora real en el manejo del riesgo.

Para sobrepasar estos problemas, Villegas asegura que es esencial tener un personal preparado en la gestión del riesgo y consiente de los puntos débiles de la empresa. “En algunos casos el problema es la falta de cultural organizacional para administrar el riesgo. Puede que una persona venga con la intención adecuada pero la cultura se resiste a dejar los métodos antiguos”.

Es también importante que se invierta en el manejo de los problemas, lo que es un inconveniente para las pyme. Sin embargo, cualquier inversión será menor que las perdidas que pueden ser causadas por un crisis. Reyes sugirió crear una estrategia con un escenario negativo y de esa manera crear un excedente que se ahorra en el caso que se deba enfrentar a una crisis.

Si tan solo lo hubieran manejado
Existen miles de ejemplos en los cuales un poco más de planeación habría hecho la diferencia, pero pocos han sido tan escandalosos como el derrame de petróleo de British Petroleum, donde se regaron más de cinco millones de barriles de crudo en el golfo de México. No se queda atrás el desastre de JP Morgan Chase con sus instrumentos de deuda que además de hacerlos perder millones, casi acaba con la economía americana. En ambos casos se percibió el problema pero no hubo un plan para solucionarlo.

Las opiniones

Giovanny Reyes
Profesor de administración de la U. Rosario

“Hoy es más importante manejar el riesgo porque nos movemos en escenarios más inestables, más competitivitos y que son más volátiles”.

José Stalin Rojas
Decano de Administración de la U. nacional

“Es necesario que el programa de riesgo se incorpore como proceso y como elemento fundamental en la planeación estratégica”.