.
ALTA GERENCIA Tres errores comunes en la gestión de las pyme
martes, 12 de febrero de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Diana Arrieta Marín - darrieta@larepublica.com.co

En cualquier proceso empresarial existen los márgenes de error, al igual que las fortalezas o amenazas. Por eso es importante identificar en dónde se está fallando, para evitar inconvenientes en la consecución de los objetivos deseados por la compañía.

Vicente Credidio, director de Atención y Relación de Totvs para el norte de América Latina, identificó cuales son los tres errores más comunes en la gestión de las pyme y a los que, para él, hay que poner mayor atención.

1. Falta de estrategia. Cuando nacen, la mayoría de las pyme lo hacen bajo suposiciones infundadas que incluyen, no solamente la forma de llevar su propio negocio; sino también, las necesidades y el comportamiento del mercado.

Sobre este primer punto, la presidenta nacional de Acopi, Rosmery Quintero, explicó que hay errores incluso más acentuados. Sin embargo, en la actualidad el empresario pyme ha evolucionado en la forma de gestionar y direccionar su empresa.

De acuerdo con Credidio, así corren el riesgo de no ver a tiempo peligros latentes, como: la competencia, nuevas necesidades del consumidor o un entorno financiero adverso. Además, esto resta también oportunidades que podrían ser capitalizadas en favor de su negocio.

“La mejor manera de impedir una situación así es, sin duda, implementar sistemas de control que ayuden a tener un diagnóstico siempre oportuno del estatus actual de la empresa”, destacó.

2. Ausencia de una cultura empresarial. Son pocas las empresas que en algún momento de su vida y mucho menos al inicio de ella trabajan en la identificación de su razón de ser, su objetivo final y las características que los distinguen.

Esto es fundamental para determinar el rumbo que deben seguir como corporación y la mejor forma de hacerlo. Sin ello será muy difícil mantener una identidad que sirva como eje troncal de los pasos que se den en el negocio.

“Considero que los sistemas de gestión de la calidad, los modelos administrativos que aplican con experticia muchos consultores, el acompañamiento de los gremios en el fortalecimiento empresarial, el alto nivel de formación académica del empresario actual, entre otros aspectos, han permitido que las pyme superen en gran medida esos errores y cuenten con una dirección estratégica.

Además hay que tener una estructura empresarial apropiada para alcanzar las metas del corto, mediano y largo plazo, “no sólo para su crecimiento económico, sino para satisfacer los intereses de sus clientes y del mercado potencial”, dijo Rosmery Quintero.

3. El síndrome del “todo” es el tercer error y uno de los más grandes peligros para una pyme. Es que el dueño o director que cree que lo sabe todo.

Para Credidio, al ser en gran medida empresas que comienzan por un emprendedor esto es normal en los primeros años, pero el crecimiento implica delegar e ir creando equipos responsables de diferentes áreas que, poco a poco, conformen el ecosistema empresarial y reporten al dueño.

“La descentralización del poder requiere profesionalización y esto a su vez de un líder que sea capaz de focalizar sus energías en el corebusiness de la empresa y no en toda ella. No hay receta mágica para el éxito en el mundo de las pyme, pero sí para su fracaso. Evitar estos errores en su camino es la mejor forma de no llegar a él”, explicó.

Mientras que la presidenta nacional de Acopi señaló que un error que sigue muy acentuado tiene que ver con una característica propia de la pyme, más del 70% de ellas son empresas de familia.

“A pesar de que sus dueños son conscientes de los riesgos en los relevos generacionales, muy pocos adoptan un protocolo de familia, el código de buen gobierno y un funcionamiento adecuado de la junta directiva. Tomar la decisión de implementarlos contribuye a afianzar los valores y las buenas relaciones familiares, en beneficio del crecimiento y permanencia de la empresa a muy largo plazo, de generación en generación. También se puede buscar acompañamiento de instituciones y expertos”, puntualizó Rosmery Quintero.

Las opiniones

Rosmery Quintero
Presidenta nacional de Acopi

“Una vez iniciada la transformación es necesario que la empresa y su estructura se mantengan abiertas a los ajustes convenientes a esa misma evolución”.

Vicente Credidio
Director de Atención y Relación de TOTVS

“Mejorar la forma en que hacemos las cosas es siempre un reto. Sobre todo para las pequeñas y medianas empresas que están envueltas en una serie de procesos”.