.
TECNOLOGÍA Desafíos y ventajas de implementar 'criptosalarios' como medio de pago de empresas
martes, 29 de marzo de 2022

Las criptomonedas pueden dinamizar la economía regional por las características que poseen y la seguridad en las transacciones

El mundo avanza cada día más hacia la regulación de las criptomonedas. Los países latinoamericanos no son la excepción, pues El Salvador decidió adoptar a bitcoin como moneda de curso legal y Argentina puso la lupa en los exchanges para evitar el lavado de activos a través de las cripto, como parte del acuerdo de deuda que adelante ese país con el FMI.

Es por ello que cada día los ejecutivos deben pensar en la posibilidad de que esta divisa sea usada como método de pago a sus colaboradores. Según Dan Westgarth, director de operaciones de Deel, un proveedor privado de nómina estadounidense, Latinoamérica fue la segunda región donde más retiros en criptodivisas se hicieron durante el segundo semestre de 2021, con 52% del total.

“El uso de criptomonedas para pagar los salarios ya es una realidad. Deportistas, políticos e incluso freelancers son algunos ejemplos de los profesionales que están aprovechando las ventajas de cobrar con criptodivisas”, agregó Westgarth.

El experto también señala que desde noviembre de 2020, ha habido un aumento mensual de 10% en la demanda de estos pagos. Sin embargo, advierte que la escaza regulación de estas criptodivisas hace que las billeteras no puedan reemplazar de manera masiva a las cuentas bancarias.

Ventajas

En esa línea, Westgarth asegura que el atractivo de estas criptomonedas, que ya son más de 5.000 establecidas, es que ofrecen a los trabajadores transferencias instantáneas con tarifas bajas, a diferencia de las transacciones internacionales del sistema Swift. “Estas ventajas hacen al 'criptosalario' especialmente atractivo para trabajadores autónomos, contratistas y empleados internacionales”.

Otro aspecto clave de este método de pago tiene que ver con la posibilidad de que el valor del activo incremente, lo que les permitiría a los trabajadores recibir un monto mayor al de su salario base si la criptodivisa aumenta, por lo que “el ‘criptosalario’ vendría a convertirse en una inversión o una opción de ahorro”.

Adicionalmente, el experto señala que al tener una estructura ‘peer to peer’, es decir, que se realizan entre las partes involucradas de forma directa y permanente, no necesita de una institución financiera que actúe como intermediaria. “Al funcionar bajo una red descentralizada, el valor no está atado a las políticas monetarias de ningún país”.

Desafíos

La fortaleza de convertirse en inversión podría ser un desafío para los pagos de nóminas en criptomonedas, pues la volatilidad de las monedas puede no funcionar como base estable para los trabajadores. “El Bitcoin, por ejemplo, presenta aumentos significativos de precios y caídas en picada en el lapso de unos pocos meses: de alcanzar su máximo histórico en septiembre de 2021, con un valor de más de US$60.000, la cifra hoy supera apenas los US$40.000”.

LOS CONTRASTES

  • Dan WestgarthDirector de operaciones de Deel

    “A pesar de no ser todavía una solución global para la nómina de los trabajadores, la oportunidad de los criptosalarios está servida para América Latina, una región afectada constantemente por la inflación y la devaluación de sus monedas, como en Argentina y Colombia”.

No obstante, Westgarth explica que, para sumergirse de lleno en el sistema financiero, el mundo cripto evolucionó y cuenta con alternativas como las stablecoins (monedas estables), que son monedas virtuales “que minimizan la volatilidad de su valor al estar respaldadas por dinero fiduciario (como el dólar) y que funcionan bien como sustituto porque combinan las ventajas operativas de las criptomonedas con la estabilidad de precios del dinero emitido por los bancos”.

Otra dificultad de este tipo de pagos es que los sistemas financieros existentes no operan con las cripto, limitando su uso en las transacciones.

Además, si bien hay países con entornos más permisivos para las criptomonedas, en el mundo hay cerca de nueve países que prohíben totalmente el uso de estos activos, entre los que se encuentran Egipto, China y Qatar.

“A pesar de no ser todavía una solución global para la nómina de los trabajadores, la oportunidad de los criptosalarios está servida para América Latina, una región afectada constantemente por la inflación y la devaluación de sus monedas, como en Argentina y Colombia”, puntualizó el experto.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA