.
ALTA GERENCIA ¿Cómo conseguir un ascenso si teletrabaja?
lunes, 17 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Los profesionales que trabajan desde casa son un 13% más productivos que los que desempeñan sus tareas en la oficina, pero tienen la mitad de posibilidades de promocionarse en su empresa.

Es la cara y la cruz del teletrabajo. Y también la principal conclusión de uno de los más recientes estudios sobre esta fórmula laboral, dirigido por la Society for Human Resources Management.

Hay una nueva generación de empleados hiperconectados que se muestra decidida desde hace tiempo a terminar con el concepto tradicional de que, para trabajar, es necesario estar en la oficina. La profesionalidad ya no se mide (o no debería) por el tiempo que estamos en nuestro puesto, sino por los objetivos reales que conseguimos.

Y pocos ponen en duda que trabajar en remoto supone un menor gasto en espacio para oficinas, seguros, mantenimiento y aparcamientos; o que facilita el acceso a una cantera más amplia de talento. Se trata de un modelo laboral que no sólo implica una mejora del estilo de vida de los empleados, sino también de los resultados de las compañías; incrementa la competitividad global, la creación de empleo y, obviamente, el equilibrio entre la vida personal y laboral. Además, la orientación a objetivos y a proyectos tiene más peso que la presencia en las instalaciones de la empresa.

Solución a la desconfianza
Las organizaciones mantienen y facilitan la actividad desde casa sólo cuando esta resulta muy eficiente, porque lleva a algunos problemas, y la falta de integración del empleado quizá sea el más notable. Así, muchos jefes y empresas aún no han asumido que la promoción debería ser compatible con el teletrabajo. Un estudio de Korn Ferry realizado en 71 países afirma que seis de cada diez ejecutivos opinan que el empleo desde casa ralentiza la carrera.

Parece que los déficit relacionales -la dificultad para contactar con personas que en la oficina sería sencillo abordar para solucionar asuntos de forma casi inmediata- implican un aislamiento y una pérdida de networking que se traduce en una desventaja frente a quienes acuden cada día a su puesto.

Una investigación de la consultora Flex+Strategy Group propone tres curiosas soluciones para paliar ese aislamiento y acceder a un ascenso. La primera es obvia: Si trabaja desde casa y quiere promocionarse, debe decírselo a su jefe.

La cuestión es que los mandos deben quitarse de la cabeza la idea falsa de que quien teletrabaja está más interesado en la conciliación que en la promoción profesional. Se debe ser muy claro con la empresa y con el jefe acerca sobre las expectativas y objetivos de ascenso.

Otro consejo es planificar encuentros puntuales con quien manda, que pueden ser semanales. El objetivo de estas visitas periódicas al jefe es facilitarle la valoración acerca de su contribución real por el trabajo que realizas a distancia. Y por increíble que pueda parecer, el tercer consejo es encontrar el equilibrio perfecto entre teletrabajar y acudir a la oficina.

No hay una medida. Esto depende de cada persona. Esta última sugerencia sigue las teorías de quienes piensan que, tan negativo como el estilo de trabajo presencial en declive, es el viejo estilo de teletrabajo. La fórmula lleva a que muchas organizaciones tiendan a exigir a sus empleados la presencia, incrementando la interacción cara a cara.

Hay quien defiende que hay momentos clave (core times) en los que el contacto personal fluye de manera más eficiente. Se trata de reintroducir la interacción personal que se pierde en las comunicaciones electrónicas. Esta interacción durante la jornada laboral convierte las comidas o los periodos después del trabajo también en «momentos clave para establecer una relación que no se puede crear si el profesional trabaja desde casa.

La socialización eficaz y el hecho de compartir algunos momentos, junto con algunas innovaciones y estrategias en la gestión del tiempo pueden ser una herramienta útil para construir una sólida cultura corporativa que también impulsa la creatividad.

Esto se basa en que hay actividades en la jornada diaria que no son trabajo en sentido estricto y que no suponen una pérdida de tiempo, sino que proporcionan un beneficio profesional en términos de desarrollo, satisfacción laboral o motivación. Por ejemplo, el almuerzo es una oportunidad para el networking, ya que crear redes es bueno para las compañías y también para los profesionales, que benefician a sus empresas con sus contactos.

Puestas en la práctica, estas teorías dan lugar incluso a la creación de start up como Cater2.me, que hacen realidad los espacios y los momentos de contacto y socialización sobre la base de que la compañía que come unida, permanece unida. Y para eso hay que ir a la oficina.

Cuatro claves sobre el trabajo remoto
El Ministerio de Trabajo de Colombia reglamentó recientemente las dinámicas del teletrabajo o trabajo remoto. De acuerdo con la entidad son cuatro las claves de esta modalidad laboral. Lo primero, dice la autoridad, es que se debe tener en cuenta las condiciones de servicio, los medios tecnológicos y de ambiente requeridos y la forma de ejecutar en condiciones de tiempo y si es posible de espacio en el contrato. Además, se deben determinar los días y los horarios en que el teletrabajador realizará sus actividades para efectos de delimitar la responsabilidad en caso de accidente de trabajo y evitar el desconocimiento de la jornada máxima legal. También se deben definir las responsabilidades en cuanto a la custodia de los elementos de trabajo y fijar el procedimiento de la entrega por parte del teletrabajador y establecer las medidas de seguridad informática.

Algunos secretos...
Debe promocionar su trabajo con su jefe, decirle las metas que ha alcanzado.
Acuerde encuentros semanales para evaluar y analizar su trabajo con su superior.
Debe ser claro con su jefe sobre sus expectativas y objetivos de ascenso.
La socialización eficaz entre las partes permitirá espacios de interacción y de innovación.

La opinión

Cesar Ferrari
Analista de la Universidad Javeriana

“Si la relación laboral se mide por resultados, el trabajo a distancia no tendrá contratiempos, si se privilegia lo emotivo, sí podría afectarse”.