Domingo, 19 de Febrero DE 2017
Sábado , Noviembre 26, 2016

Itaú cree que las oficinas de los bancos tenderán a desaparecer

Sao Paulo_

Aunque Itaú es un banco de más de 90 años y miles de puntos físicos de atención, su CEO saliente, Roberto Setúbal, está convencido de que en el futuro no muy lejano, todas las operaciones de las personas se harán desde el celular. “Creemos que cada vez menos personas van a ir a las oficinas, van a usar el celular, y ese es el gran tema para Itaú, que tiene 5.000 oficinas, y que probablemente en 10 o 15 años no serán necesarias”, cree Setúbal.

Cuerpo de la Noticia: 

Para que eso sea una realidad aún hace falta, ya que según datos del banco la penetración de internet en América Latina llega apenas a 55%, y las personas que utilizan la banca móvil de Itaú, aún en Brasil, es de apenas 44% de los clientes del banco. Lo cierto es que según datos de Ricardo Guerra, director ejecutivo de gestión de TI de Itaú Unibanco, el crecimiento de esta modalidad es de cerca de 10% cada año, y siete de cada 10 transacciones que hacen los clientes brasileños del banco las realizan por internet.

En ese contexto, Setúbal reconoce la importancia de las nuevas tecnologías en las finanzas, aunque no las ve como la gran competencia que tienen que afrontar los bancos. “Hoy, no vemos ninguna fintech que sea tan disruptiva como Uber en el área de transporte (...) pero sí creemos que estas tecnologías ayudarán a mejorar las condiciones de los clientes”.

Esto, porque las nuevas tecnologías para la banca están cambiando el modelo de negocio, buscando que los precios de los servicios financieros mejoren y obligando a los bancos a encontrar maneras de ser más eficientes. Sin embargo, en ese mismo proceso de abaratar los costos y hacer a los bancos mejores, las fintech están sembrando la semilla de su derrota en la captación de clientes.

“Nosotros, los bancos, ya empezamos con muchos cambios en nuestras operaciones. El impacto de las fintech va a estar más en el ámbito de los precios que en capturar los clientes. Obviamente va a capturar a algunos clientes, pero las fintech tienen que crecer, apoderarse de los clientes y competir con la banca, mientras del otro lado está la carrera de los bancos por modernizarse”, dijo el CEO saliente de Itaú Unibanco.

Ese proceso de crecimiento de las fintech, para Setúbal, en algún momento tendrá que enfrentar los problemas que tienen los bancos con la regulación, ya que las autoridades deberán generar las condiciones para que compitan en igualdad de condiciones contra los actores ya establecidos en el sistema financiero, lo que precisamente puede llegar a ser un inconveniente para las nuevas plataformas, en momentos en que las normas internacionales (Basilea 3) se mueven en la dirección de exigir más solidez a los bancos para llevar a cabo su operación, lo que al final termina significando mayores costos para las entidades financieras.

Más allá de los costos regulatorios, el mensaje claro de Setúbal es que los bancos tienen que encontrar la manera de bajar los precios de sus servicios, y en ese sentido, las estrategias colaborativas en el desarrollo de aplicaciones son una de las herramientas que utiliza Itaú; al punto al que Guerra explicó que en 2015 lanzaron al mercado 56 de esos productos cocreados con sus clientes y la actualización de sus aplicaciones se hace cada dos semanas.

Así las cosas, la cabeza del área de diseño del banco, Alexander Guazalli, dijo que el próximo año, en enero, lanzarán una aplicación móvil en la que han estado trabajando desde octubre del año pasado, y que tiene como características especiales la incorporación de un historial de las transacciones de los clientes, como lo hace Facebook en el muro de sus usuarios y un botón que permitirá hacer transacciones con comandos de voz, como se hace en los smartphones. 

Aunque no se dijo cuándo llegará a Colombia esa app, el CEO entrante del banco, Candido Bracher, dijo que el desafío más importante que afronta el banco es lograr llevar esos nuevos desarrollos a todos los países en los que trabaja.   

La moneda estadounidense cayó $16,9

En la última jornada de negociaciones de la semana, el dólar se cotizó a un precio promedio de $3.171,1, lo que implicó una caída de $16,87 frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM), que era de $3.187,97. En la apertura de la sesión, el valor de la moneda estadounidense era de $3.171,2 y el cierre de la moneda, tras la una de la tarde, estuvo en $3.173. El precio máximo que tuvo el dólar fue de $3.187 y el mínimo fue de $3.160,55. En total, se negociaron US$894,99 millones en 1.398 operaciones.

Para contactar al autor de esta nota:

Mario Chaves Restrepo

*Invitado por Itaú

Editor de esta nota:
Tatiana Arango
tarango@larepublica.com.co

Twitter LR

Twitter LR