.
RESPONSABILIDAD SOCIAL La RSE y la falta de rendición de cuentas
miércoles, 10 de junio de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Fernando Martínez

Con el fin de lograr esa auto-regulación, se crea el concepto de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), cuya agenda consiste en hacer frente a la responsabilidad de las corporaciones cuando parece que ellos son responsables (directa o indirectamente) de los desastres ambientales, el desarrollo social atrofiado, abusos de los derechos humanos, etc. 

Vale aclarar que la existencia de esta agenda existe en gran medida por la presión que ONG y organismos multilaterales hacen sobre las corporaciones.

Gran parte del trabajo en esta área se hace con problemáticas típicas del sur global, en donde las regulaciones del estado son más laxas, por lo que hay necesidad de prácticas corporativas más responsables y  se crea la presunción que el desarrollo está supeditado a la RSE. 

Es en nuestros países donde radica un problema de rendición de cuentas, precisamente por la falta de regulación a los privados, la famosa mano invisible de Adam Smith ha logrado que toda regulación sea condenada como ineficiente o burocrática, y de este ambiente de libertad no se escapan las organizaciones del tercer sector o los proyectos sociales de las empresas privadas con ánimo de lucro.

Cuando hablo de rendición de cuentas me refiero a lo que Schedler define como “respuestabilidad” que es la capacidad de un ciudadano de exigir información, y “enforzabilidad” que es la capacidad del mismo de penalizar o forzar medidas a aquellos a quienes se llama a rendir cuentas. 

De igual forma, esa rendición se puede dar de tres formas: horizontal, entre pares; vertical, de un organismo que tiene algún poder por sobre otro; o híbrida, en donde organismos de la sociedad civil suplen el rol que debería ser tomado por el estado.

¿Cuál es el problema? El problema es que el modelo de auto-regulación está basado en que la respuestabilidad y enforzabilidad, se den espontáneamente en las tres formas rendición de cuentas, esto implica que las prácticas de una fundación de una compañía de cemento, por ejemplo, que trabaje educando niños, sea fiscalizada por sus competidores, el Estado , los consumidores y las familias de los niños a los que se educa. 

En la realidad, ninguna de estas líneas de rendición de cuentas se da de manera responsable, y ocurre que, aún cuando existan buenas intenciones por parte de la compañía de cemento, no hay canales para auditar la calidad de educación que se da a los niños, el modelo de familia implantado, entre otras actividades.

Normalmente cuando se habla de este tema, surge la preocupación de falta de líneas de rendición de cuentas verticales, sin embargo, quiero hacer un llamado a la importancia de las formas híbridas, la necesidad que existe de rendir cuentas a los llamados “beneficiarios” de los programas, ya que si vamos a rendirnos al paradigma neoliberal, tenemos derecho como ciudadanos de contar con canales formales para poder auditar el tipo de bienestar social que las compañías nos quieren brindar.

MÁS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Salud 03/08/2021 Conversatorio de la Fundación Procaps sobre lactancia materna será el 6 de agosto

El evento se realizará de 8:00am a 12:00pm en el canal de Youtube de la entidad y ofrecerá asesoramiento para las futuras madres

Automotor 02/08/2021 Grupo UMA donará dos motocicletas Boxer S a la fundación Make a Wish Colombia

El artista colombiano Jonathan Cortés se encargará de personalizar los vehículos para ser subastadas por la entidad sin ánimo de lucro

MÁS RESPONSABILIDAD SOCIAL