.
INDUSTRIA Empresas de servicios públicos le apuestan a la inclusión y masificación de usuarios en el país
jueves, 14 de septiembre de 2017

LR investigó cuáles son los proyectos de sostenibilidad en los que están trabajando compañías como Condensa, EPM, Grupo de Energía de Bogotá y ETB

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Las empresas de servicios públicos siguen aunando esfuerzos para desarrollar proyectos de responsabilidad social empresarial enfocados en tres pilares fundamentales: ampliación de cobertura de la red nacional, cambio climático y educación. Esto debido a que dentro de sus líneas estratégicas se le apuesta a la inclusión de sus comunidades dentro de sus modelos de negocio.

LR investigó cuáles son los proyectos de sostenibilidad en los que están trabajando compañías como Condensa, EPM, Grupo de Energía de Bogotá y ETB que, entre otras cosas, no solo le apuntan al mejoramiento de las condiciones de vida de sus usuarios, sino también a la gestación de productos para la movilidad sostenible.

EPM, por ejemplo, enfoca sus proyectos en el acceso de los servicios públicos. Esto se logra de la mano de la Alcaldía de Medellín para que cada vez sea mayor la cobertura en esa ciudad y el Valle de Aburra. Aunque hasta el momento no se tienen cifras del programa este año, en el caso de Gas Sin Fronteras, en 2016 se invirtieron $83.345 millones para que las viviendas tuvieran estas prestaciones.

Para la gerente de desarrollo sostenible de la empresa, Margarita Salazar Henao, “el Grupo EPM orienta las actuaciones en materia de sostenibilidad sobre dos aspectos que constituyen la columna vertebral de la RSE en la organización: el apalancamiento del desarrollo y la universalización del servicio, pues se busca hacer posible que la conexión llegue a toda la población, en especial a la de bajos ingresos”.

Así mismo, desde los últimos meses la empresa viene trabajo en los modelos de movilidad sostenible en la capital antioqueña. Si bien ya entregó un busetón eléctrico y dispuso una red de electrolineras en la ciudad, se espera que se siga consolidando como referente empresarial en la adopción de estos modelos.

Otra de las empresas de energía que le apuesta a disminuir los niveles de emisiones de CO2 es Codensa. Desde su programa de cambio climático la compañía, junto a Emgesa, cuenta con una flota de 19 vehículos y 48 bicicletas eléctricas, las cuales son utilizadas a nivel interno para el uso de sus empleados.

Ya en cuanto a la promoción de proyectos educativos la compañía viene enfocando sus esfuerzos en dos campañas sombrilla: Educando con energía y Conéctate con la educación. El primero ya cuenta con una red de beneficiados de más de 5.000 niños en Bogotá, y el segundo busca implementar en los municipios de la Palma, Caparrapi y Yacopí, docentes con herramientas pedagógicas para facilitar el aprendizaje en las áreas de producción y comprensión textual y matemáticas.

El Grupo de Energía de Bogotá (GEB) también le apuesta a la educación y al acceso de la energía por todas sus filiales.

Astrid Álvarez, presidenta de la compañía, señaló que, por ejemplo, “mientras que en Guatemala en los últimos años se ha invertido US$1.700 millones que han beneficiado a más de 34.000 familias con la construcción de centros educativos y comunitarios y adecuación de espacios públicos, en Perú se tiene en marcha el programa de ‘Comedores Populares’ a través de sus empresas Cálidda y Contugas”.

LOS CONTRASTES

  • Astrid Álvarezpresidente del Grupo de Energía de Bogotá

    “Queremos generar un impacto positivo y transformador en todos los territorios en los que operamos”.

  • Margarita Salazar Henao Gerente de desarrollo sostenible

    “El Grupo EPM orienta las actuaciones de la RSE en el apalancamiento del desarrollo y la universalización del servicio”

Ya en el caso de Colombia, el GEB lleva a cabo cuatro iniciativas de responsabilidad. La primera, llamada “Unidos con Energía”, impulsa mediante el Instituto para la Protección de la Niñez y la Juventud (Idipron) actividades lúdico-recreativas para brindar bienestar a los niños y jóvenes vulnerables.
Otros de los programas son Energía para la Paz y Educación y vías en zonas de influencia del GEB. “Mientras que la primera quiere implementar una nueva línea de transmisión de energía entre los departamentos del Huila, Tolima y Valle del Cauca; la segunda, entrega materiales pedagógicos a más de 2.800 niños de las escuelas rurales”, manifestó Álvarez.

La presidenta agregó que: “queremos generar un impacto positivo y transformador en todos los territorios en los que operamos y generar valor compartido que permita mejorar las condiciones de vida de las comunidades”.
Vale resaltar que de acuerdo con el último informe de sostenibilidad del índice Dow Jones, la Empresa de Energía de Bogotá se posicionó como la compañía energética con mayor desempeño en su gestión ambiental.

En el otro polo de las compañías de servicios públicos se encuentra la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) la cual promueve, dentro de su línea de sostenibilidad, portales interactivos con el fin de disminuir la brecha digital que existe en la capital del país. A su vez, ofrece cursos en varias zonas de Bogotá para que cada vez sea mayor la inclusión digital en los menores.

Por su parte, esta compañía viene trabajando de la mano con el Gobierno Nacional para que mediante el programa “en TIC Confío” los jóvenes y usuarios puedan aprender conceptos básicos que le permitan desarrollar habilidades en el entorno digital.