.
RESPONSABILIDAD SOCIAL

Cable aéreo: una alternativa de transporte sostenible

miércoles, 28 de octubre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Frederic Demoulin

América Latina ha experimentado un crecimiento poblacional en las últimas décadas. Según datos del Banco Mundial, hasta 2014 la población total era de 521,9 millones de personas y el 78% habitaba en las ciudades. Esta fuerte urbanización  constituye un desafío para las políticas públicas que enfrentan problemáticas social, ambiental y de infraestructuras. Se exige más y mejores servicios públicos y cambios en los sistemas de transporte masivo para asegurar viajes seguros, rápidos, suaves y ecológicos.

Las dificultades surgen cuando las ciudades crecen en términos de población pero su infraestructura no lo hace  al mismo ritmo. Es entonces cuando los dirigentes se enfrentan a grandes retos: dificultades presupuestales, tiempos de ejecución y tienen que optar por encontrar opciones diferentes e innovadoras. 

Alternativas a medida
Según la Cepal, en la planificación de los sistemas de transporte para ciudades con importantes concentraciones demográficas, la mejora de la calidad de vida pasa por la inversión en tecnologías limpias y económicas, sistema de transporte más eficiente y descongestión de las vías, entre otros. Además se debe propender por el desarrollo de planes de transporte  eficaces, accesibles, amigables con el medio ambiente y organizados. 

Existen múltiples alternativas y los avances de la ciencia y de la ingeniería no se detienen. Recientemente, la empresa skyTran, socia de la Nasa, anunció la construcción de un sistema de transporte que supera las expectativas de los ciudadanos de cualquier ciudad, TelAviv tendrá  cápsulas magnéticas que transportarán a dos pasajeros a 240 kilómetros por hora.  

Sin embargo, no se requiere tanta sofisticación para lograr tener un transporte eficiente y a medida. La clave está en tener un sistema integrado que incluya, si es posible, varias alternativas como metro, ferrocarril, buses, bicicletas y cable aéreo. 

Y es que definitivamente los beneficios de este último sistema son múltiples, es de fácil integración, en términos de eficiencia en la construcción el cable se ejecuta más rápido que otros sistemas de transporte.  Por ejemplo, la línea J del Metrocable de Medellín se construyó en tan solo 14 meses, el teleférico de Alemao en Río de Janeiro en 24 meses y el de Roosvelt Island en Nueva York en un año. Esto sin duda es una gran alternativa para las ciudades y un beneficio para las autoridades locales porque optimizan los recursos. 

Además es amigable con el medio ambiente, el Metrocable de Medellín, es un sistema de alimentación de redes de transporte principales como el Metro y hoy mueve el equivalente a 70 buses de pasajeros al día, lo que representa un alivio para el tráfico y reduce la contaminación ambiental. 

El uso del cable aéreo como transporte masivo ofrece una movilidad suave, es  un ejemplo de innovación e inspiración para muchas ciudades de América Latina. Los dirigentes tienen dos opciones, apelar a su creatividad o implementar  este tipo de alternativas que ya han dado resultado en otras urbes, que está demostrado que contribuyen a transformar los espacios, se puede ejecutar con pocos recursos, en un tiempo razonable  y mejora de manera considerable la calidad de vida de los ciudadanos. 

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA