.
EDITORIAL Una salud integral para comenzar año
martes, 6 de enero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Cuando empieza un nuevo año se recarga la voluntad para enfrentar los retos laborales y las finanzas personales

Ya pasó el período de balances de lo que se hizo y no se hizo en el año que terminó y de comenzar a depurar las proyecciones para 2015, que con seguridad estará lleno de sorpresas, por lo que está pasando en lo económico y político. De cualquier manera no hay que empañar la alegría y buenos momentos que caracterizan esta época que en la generalidad de los casos integran a las familias, a los amigos y a los compañeros de trabajo. Los logros empresariales son un tema amplio y complejo y motivo de todo tipo de supuestos y cifras, que se debe dejar a los investigadores, en tanto que en el terreno personal aunque los datos son importantes, se involucra una dosis de sentimiento y emoción que lo hace apasionante y humano. Y a esa evaluación merece dedicarle unas reflexiones básicas.

“Lo más importante es tener salud”, es una máxima sabia de los mayores, que sin duda se debe tener en cuenta y no pasar por alto por esta época. Sin mucha profundidad es así y debe ser una preocupación y señal de autoestima que facilita el logro de otras metas. Entonces, la evaluación en este sentido consiste en mostrar lo que se hizo en el año que pasó para tener unas buenas condiciones físicas y lo más importante conservarlas. No es nada fácil pasar el fin de año sin cometer algunos excesos, sobre los cuales se permite una licencia siempre y cuando se haya abonado el terreno previamente.

Sin caer en el sofisma, hay que decir que un segundo elemento del balance tiene que ver con la llamada “salud financiera”, que no es otra cosa que el buen manejo de los órganos que impactan directamente su cuerpo económico, como el presupuesto, los ingresos, el gasto, el ahorro y las inversiones, entre otros. Para garantizar ese buen comportamiento no se necesita ir al médico ni tener la asesoría de grandes expertos, sino usar el menos común de los sentidos: el sentido común, que predica trabajar duro para maximizar los ingresos, austeridad en el gasto y pensar en las necesidades futuras para lo cual es determinante el ahorro.

Una tercera variable de la “salud integral” tiene que ver con la favorable disposición mental que infunde tranquilidad en el espíritu y que mide unos indicadores primarios como hacer las cosas bien, procurar el interés social antes que las apetencias personales, dejar de lado la ambición extrema y el deseo incontrolable de hacerse rico. Estos parámetros no tienen una medición cuantitativa, sino que hacen parte del interior individual y el deber de ocupar una parte importante del tiempo dedicado a la evaluación y a la proyección. En esta materia, no es que las cosas cambien con la renovación del calendario, sino que hacen parte de un ejercicio permanente y de mejoramiento continuo

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 24/07/2021 Debe haber unos cargos técnicos y otros políticos

Codirectores del Emisor, superintendentes y directores de entidades deben tener orígenes más académicos y técnicos que políticos, si de verdad se quiere hacer eficiente a Gobierno

Editorial 23/07/2021 La variante Delta asusta, pero todo es distinto

La recuperación económica en los países desarrollados se ha ralentizado por el miedo a la variante delta, que no se puede despreciar, pero ahora hay preparación ante el covid

Editorial 22/07/2021 La carrera por el “cosmos empresarial”

En pocos días, Richard Brandson y Jeff Bezos revivieron una inédita carrera espacial, pero esta vez no son los gobiernos quienes están en franca competencia, sino las grandes empresas

MÁS EDITORIAL