.
EDITORIAL ¿Qué pasó con la tributaria estructural?
martes, 3 de noviembre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El Gobierno Nacional no pude dejar pasar este 2015 para presentar en el Congreso un proyecto de ley que garantice mayores recursos.

Ya pasó el tiempo de las elecciones regionales y municipales que afectaban notablemente el libre curso de los asuntos más importantes para la economía colombiana. La tan mencionada reforma tributaria estructural es, sin lugar a dudas, uno de esos temas que siempre se pierde entre el frenesí de un país inmediatista. El Ministerio de Hacienda y la Dian conformaron por sugerencia del Presidente una Comisión de Expertos con mayúscula para que revisara al detalle nuestro estatuto tributario y la llamada ‘colcha de retazos’ en que se ha convertido el sistema de impuestos en Colombia, uno de los lunares más visibles en materia de competitividad internacional.

Los expertos han hecho apuntes importantes y en menos de cinco semanas presentarán sus recomendaciones definitivas, pero la llegada de las fiestas de fin de año y el siempre prematuro clímax electoral en Colombia harán que los consejos técnicos de los expertos engrosen los anaqueles de estudios que no sirven para nada o a los cuales nadie les para bolas. Las conclusiones, las recomendaciones, los apuntes o los consejos de los expertos a la Dian y al Ministerio de Hacienda no pueden ser un documento más que se archiva sin consecuencias. Tal como sucedió con la llamada Misión Cafetera, cuyas conclusiones fueron deliberadamente descalificadas por los cafeteros o el crucial informe Monitor de los inicios de la internacionalización de la economía que poco o nada reformó al país productivo.

Es un imperativo para el Ministerio de Hacienda, y en general para el Gobierno, hablarle claro al país económico sobre la importancia de actualizar el sistema tributario colombiano de cara a las necesidades y a los retos que impone la competitividad internacional. Colombia ha avanzado en el recaudo de impuesto, pero sigue anclado en los mismos contribuyentes y en ahondar las diferencias entre la economía formal que tributa y la informal que se lucra de no pagar impuestos. No pueden seguir coexistiendo en el país tributario dos segmentos: uno que contribuye con el bienestar nacional, y otro que en nada aporta y crece en la informalidad.

Entre las conclusiones de la comisión de expertos es ya un gran avance revelar algo que era evidente y que tiene que ver con la elusión, y por qué no, la evasión de impuestos por parte del sector solidario, de las mal llamadas fundaciones solidarias amparadas en una ley con fisuras para no contribuir con el país tributario y lucrar a los fundadores. Muchas de las entidades sin ánimo de lucro se están beneficiando de los demás colombianos y ningún gobierno ha sido capaz de desenmascararlas y llevarlas a un estado de verdadera contribución con el país. Las necesidades del país social no dan espera, hay muchas obras que deben continuar y que deben empezarse y para ello se necesita ampliar la base tributaria.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 28/07/2021 No hay que dejar enredar la tributaria

Aprobar la nueva reforma tributaria es el punto de partida para recuperar el grado de inversión perdido y devolverle la estabilidad a la creciente devaluación del peso

Editorial 27/07/2021 Su nombre lo dice "planeación nacional"

Para los seguidores de los asuntos económicos el Departamento Nacional de Planeación es un ministerio más, pero para los técnicos debe ser la entidad que planee la Colombia del futuro

Editorial 26/07/2021 El rumbo de la economía al final del séptimo mes

La cara del año empieza a cambiar y hay razones para ser más optimistas que en los siete meses anteriores a agosto, la vacunación siembra esperanza de la normalidad deseada

MÁS EDITORIAL