.
EDITORIAL Las Pisa nos miden entre los mejores
miércoles, 9 de julio de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Que nuestros jóvenes queden de últimos entre los 34 mejores, no es un resultado alarmante, Es un reto para seguir mejorando.

Lo más fácil es decir que nuestros jóvenes escolares se volvieron a rajar en las pruebas internacionales de educación del Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes  (Pisa) elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) que evalúa los desempeños académicos de los colegiales de quince años en diferentes países que pertenecen al selecto grupo de naciones conocido como el ‘club de las buenas prácticas’ y a algunos que están buscando ingresar o han pedido ser evaluados en busca de medirse con los mejores, entre los que se encuentra Colombia desde hace ya un lustro.

Tradicionalmente, la Ocde mide los avances en lectura, ciencia, matemática, pero esta vez las pruebas hechas a los escolares adolescentes tuvieron que ver con la educación financiera, prueba en la que los estudiantes colombianos obtuvieron un promedio de 379 puntos, lo que los puso en el penoso último lugar de la tabla de los países evaluados. Pero miremos también que naciones como Italia que sacó 466; Israel, 476, y España 484, entre el grupo de renombre en la cola. Los chinos registraron 603 puntos; los belgas, 541 puntos; los australianos, 526; los franceses, 486; los rusos, 486, y los estadounidenses, 492.

Válido y lamentable que estemos de últimos y que varios estudiantes de la región nos superen, pero debemos entender que nos están midiendo entre los grandes, con países sin problemas de conflicto interno, de pobreza y sobre todo de desigualdad social. Hay todo un reto a seguir mejorando, una tarea en la cual deben estar comprometidas las familias, los profesores y la sociedad en general. Nuestros jóvenes están capturados por las pantallas en su tiempo libre y no han logrado desarrollar aptitudes matemáticas no han avanzado en la comprensión de lectura, y en esa falla están comprometidos especialmente los padres.

Así las cosas no podemos esperar que nuestros muchachos sean capaces de reconocer el uso de documentos financieros habituales, como una factura, y de tomar decisiones sencillas sobre gasto cotidiano. Las pruebas locales nos dicen que los colegiales colombianos siguen tropezando con las operaciones básicas y que no han avanzado mucho en dominar las sumas, restas, multiplicaciones y divisiones. A esas conclusiones y verdades no llegaríamos si no participáramos en las pruebas Pisa como un termómetro de crecimiento. En manos de las familias y los profesores está la evaluación permanente, porque si nuestros jóvenes no saben leer ni son buenos en matemáticas es porque estamos fallando desde el origen.

Hay que cambiar el rumbo de la educación y para ellos la disciplina, la exigencia y la evaluación permanente son factores claves para tener en cuenta.

MÁS DE EDITORIAL

editorial 17/06/2021 El camino que demarca el marco fiscal

El Marco Fiscal de Mediano Plazo prevé que el PIB crecerá 6% este año y 4,3% en 2022, al tiempo que espera petróleo a US$63, dólar a $3.667 y una inflación de 3% y 2,8%, respectivamente

Editorial 16/06/2021 El regreso de una nueva normalidad

Nada volverá a ser lo mismo que antes para Colombia, no sólo comparado con la vieja normalidad, sino por las cicatrices de unos 50 días de bloqueos y protestas

Editorial 15/06/2021 No se pueden perder las ganas de hacer empresa

No puede pasar desapercibido que las empresas le han hecho saber al Gobierno que aportarán más impuestos de los que pagan hoy en día para avanzar en los programas de inversión social

MÁS EDITORIAL