.
EDITORIAL

Las inesperadas lluvias de medio año y la inflación

martes, 14 de junio de 2022

Todo parece indicar que las lluvias de medio año que experimenta el país se extenderán una buena parte de los meses aparentes de verano, situación que garantiza alimentos más baratos

Editorial

Ha dicho el Ideam (Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales), que el llamado fenómeno de La Niña, caracterizado por abundantes lluvias, se extenderá y afectará los meses de junio, julio y agosto, que en la mayoría de las regiones llegan a acompañados de días soleados. Lo que quiere decir que hay una alta probabilidad de que la primera temporada de lluvias (marzo, abril y mayo) empate con el tradicional invierno que siempre ofrece la segunda temporada (septiembre, octubre, noviembre), que habitualmente tiene precipitaciones superiores a 20% por encima de los promedios registrados entre 1991 y 2020 en gran parte de la región Caribe, norte y centro de la región Andina y Piedemonte Llanero.

Los datos son del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y el Ideam, quienes le hacen un llamado a alcaldes, gobernadores y consejos municipales, departamentales de gestión de riesgo de desastres y a la comunidad redoblar los planes de prevención, atención y contingencia ante la probabilidad de inundaciones, crecientes súbitas y deslizamientos de tierra. Pero esta noticia es buena para los productores agropecuarios que necesitan de abundantes aguas para la producción de leche, frutas y verduras, pues si hay agua, el recurso natural más necesario y más barato, la oferta de alimentos no será inferior al reto que tiene el país de abaratar la variación de precios que ha estado por encima de 24% en promedio desde el pasado octubre.

Ahora bien, la cantidad de agua debe tener un punto medio, pues si hay en exceso las personas tendrán que lidiar con diversos eventos de precipitaciones extremas, vendavales, granizadas, crecientes súbitas, deslizamientos, avalanchas e inundaciones que se convierten en mayores problemas. Lo más importante, por ahora, es mantener monitoreadas las variables oceánicas y atmosféricas de La Niña para saber a ciencia cierta hasta cuándo puede presentarse esta situación. Y no deja de tener lecciones sobre el manejo del agua: la economía colombiana no puede estar lamentando el exceso de lluvias durante los meses de invierno y sequía en las temporadas de soleadas. Hay un gran problema de manejo de las abundantes aguas lluvias en todo el país, no se almacena en embalses destinados para los acueductos, reservorios de explotación agropecuaria o simples tanques de reservas de los hogares.

Tradicionalmente, los colombianos se sientan a ver llover y cómo el precioso y escaso líquido se va por entre los dedos, y pocos meses después, toman la misma actitud, pero lamentándose de que no haya agua suficiente; es una suerte de paradoja cultural, en la que en los países enfocados en la verdadera producción agropecuaria, lo han solucionado con distritos de riego y sistemas de recolección de aguaceros. Los abundantes gremios de la producción agropecuaria, que se benefician de los impuestos parafiscales, deberían sentarse con el nuevo gobierno, sus autoridades del agro, para diseñar una ambiciosa política pública que se apoye en los aguaceros, de tal manera, que dejen de ser un problema y se conviertan en una posibilidad de hacer más competitiva la producción de leche, carne, frutas, verduras y todos esos productos que ahora se están importando porque los costos locales son más altos que en países en donde rentabilicen las aguas que caen gratis.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 15/06/2024 Paños de agua tibia contra un gran problema

El Ministerio de Hacienda presentó el marco Fiscal de Mediano plazo, cuentas que no son alegres, pero que tampoco aportan una luz al final del túnel de crecimiento mediocre

Editorial 14/06/2024 Renace el miedo a la devaluación precipitada

El peso es la moneda más devaluada en junio con 6,77%, una situación que no se veía desde diciembre del año paso, lo que dispara las alertas por los efectos en la inflación

Editorial 13/06/2024 El problema de que los precios no bajen más

Así la inflación de mayo sea menor a la del mismo mes del año anterior, no es un buen dato que entre el cuarto y el quinto mes corridos la baja de los precios se haya estancado