.
EDITORIAL

Las aristas de la construcción de la paz

lunes, 27 de mayo de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Lo anunciado la noche del domingo es un gran avance en pro de la construcción de la paz, pero hay que ir con paso firme

Lo anunciado la noche del domingo es un gran avance en pro de la construcción de la paz, pero hay que ir con paso firme
 
No cabe duda que el primer acuerdo entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc, dado a conocer el domingo pasado, reviste una gran trascendencia política y trae esperanzas de que finalmente se llegue una paz estable y duradera. Pero en medio de la alegría que implica el acontecimiento, hay que ser realistas y evitar caer en un estado de emoción tropical o llegar a calificar irresponsablemente este hecho como “lo más importante que le ha pasado al país en los últimos cien años”.
 
La evaluación del documento: “Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma rural integral” no se puede hacer todavía por cuanto no hay detalles, más allá de títulos como “acceso y uso de la tierra”, “tierras improductivas”, “formalización de la propiedad”, “frontera agrícola y protección de zonas de reserva”, “programas de desarrollo con enfoque territorial”, “infraestructura y adecuación de tierras”, “desarrollo social: salud, educación, vivienda, erradicación de la pobreza” y muchos otros agregados  generales, incluyendo formalización laboral y políticas alimentarias.
 
La precisión de los anteriores puntos que se pretende hacer en el documento aludido no da para mucho, sino solo para decir que nadie puede estar en desacuerdo con tales aspectos que podrían estar incluidos en un documento del Conpes o en un capítulo sectorial agrícola del plan de desarrollo de este o cualquier mandato: “El Gobierno formalizará progresivamente, con sujeción al ordenamiento constitucional y legal, todos los predios que ocupan o poseen los campesinos (...) Se crean mecanismos para solucionar conflictos de uso y una jurisdicción agraria para la protección de los derechos de propiedad con prevalencia del bien común (...) Está acompañado de planes en vivienda, agua potable, asistencia técnica, capacitación, educación, adecuación de tierras, infraestructura y recuperación de suelos”.
 
Nadie puede desconocer que se inició la campaña política con miras a la elección presidencial y la renovación del Congreso y que el tema de la paz es un factor que estará presente en la contienda, más si se tiene en cuenta que Santos anunció su intención de participar. 
 
En esos términos, quienes no comparten lo que se está haciendo, tienen todo el derecho democrático de expresarlo y formular reparos, recomendaciones y tesis sobre el trascendental tema de interés para todos los colombianos. Y en este sentido hay que hacer un llamado a todos los partidos y candidatos a la responsabilidad y seriedad, a poner por encima los intereses del país a los de su grupo o sus aspiraciones personales, con la seguridad que los colombianos sabrán distinguir y agradecer ese gesto patriótico, teniendo en cuenta que en efecto la paz es un máximo anhelo de todo el país.
 

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 21/05/2024 Lo que haremos mañana será más importante

Informamos con calidad, precisión y sin sesgos sobre los temas económicos de Colombia y el mundo, cultivamos ese oficio desde hace 70 años, nuestro crecimiento nos obliga a mejorar

Editorial 20/05/2024 La verdadera crisis de los profesores

Los maestros andan por estos días en pie de lucha contra la Fiduprevisora, entidad a cargo de su sistema de salud, durante un Gobierno que les ha dado toda clase de privilegios

Editorial 18/05/2024 El país a merced del sicariato y la delincuencia

No se pueden gastar más palabras hablando de desarrollo y bienestar social cuando los gobernantes no garantizan lo mínimo, que es la seguridad de todos los colombianos