.
EDITORIAL

La mala idea que todos podamos ser taxistas

miércoles, 29 de julio de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

UberX le brinda la posibilidad a que todos saquemos el taxista que llevamos dentro y podamos ganar dinero haciendo carreras

¿Le gustaría que su vecino empezara a alquilar las habitaciones de su inmueble por horas o que pusiera un salón de belleza o cualquier otro negocio para asegurar unos ingresos extras? ¿Sería partidario de que cualquier persona con un salvoconducto de manejo de armas de fuegoy un revolver preste a muto propio el servicio de guardaespaldas? ¿Está de acuerdo con que cualquier tenedor de un vehículo lo use transportando particulares para ganar dinero? A este debate es el que se enfrenta, no solo el Gobierno Nacional, sino la ética individual de las personas, con todo el lío desatado por la plataforma tecnológica que ofrece Uber.

La institucionalidad de un país va más allá de los edificios de las entidades de control y vigilancia o de las normas, decretos y leyes, tiene que ver más con los juicios personales de las personas y la asimilación de vivir mejor en sociedad. En pocas palabras no podemos hacer lo que nos plazca amparados con el simple argumento que ‘puedo y no me da miedo’o ‘yo hago con lo mío lo que me da la gana’. Hay unos deberes y unos derechos y el interés particular se deprime en beneficio del bien superior de la sociedad.

Hace casi dos años que Uber puso a andar en algunos países la solución UberX al que pueden acceder todas las personas que tengan un carro particular y que estén interesadas en compartir (sacarle plata) su vehículo para transportar otras personas y asegurar un dinero extra. Los apóstolesde la idea, que por más vanguardista que sea es dañina, profesan que es una manera de reducir el tráfico en las grandes ciudadesy una suerte de consumo responsable y colaborativo: ojo no es así pues los conductores informales se quedan con 80% del valor de la carrera, mientras que Uber logra 20% de cada pasajero. Es decir, que el caos nunca muera y que saquemos el taxista que llevamos dentro para beneficiar a esta multinacional que no está regulada en Colombia.

Prestar el servicio de transporte no es para todo el mundo, debe haber unas licencias,un contrato que medie entre el cliente y el oferente, no podemos hacer de las calles colombianas una selva de ‘uberlocos’ peliando por dinero. Ahora se imagina usted que una emprendedor de movilidad urbana compre con $100 millones cinco carros de $20 millones y contrate cinco conductores para que operensu pequeña flota bajo el modelo de negocio de UberX y se convierta en una idea novedosaque la desarrollen miles en todas las ciudades. Sería el caos y la guerra por los pasajeros ya no sería entre taxis amarillos y blancos sino entre vecinos, entre compañeros universitarios, etc.

Claro que hay que reglamentar a Uber y circunscribirlo a los llamados transportes especiales, pero abrirle la puerta a que todos seamos taxistas y que nos ganemos unospesos, puede ser el comienzo de una gran confrontación de un mercado libre mal entendido.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 20/05/2024 La verdadera crisis de los profesores

Los maestros andan por estos días en pie de lucha contra la Fiduprevisora, entidad a cargo de su sistema de salud, durante un Gobierno que les ha dado toda clase de privilegios

Editorial 18/05/2024 El país a merced del sicariato y la delincuencia

No se pueden gastar más palabras hablando de desarrollo y bienestar social cuando los gobernantes no garantizan lo mínimo, que es la seguridad de todos los colombianos

Editorial 17/05/2024 A la carreta se le está acabando el tiempo

El Gobierno Nacional debe entender que el tiempo se agota y le queda poco más de dos años, tiempo suficiente para pasar del dicho al hecho, para poder mostrar cosas materiales