.
EDITORIAL La importancia del ‘dólar Cárdenas’
viernes, 24 de mayo de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El Ministro de Hacienda insiste en que el Emisor sostendrá el dólar entre $1.900 y $1.950, pero quién gana y quién pierde

El Ministro de Hacienda insiste en que el Emisor sostendrá el dólar entre $1.900 y $1.950, pero quién gana y quién pierde
 
Todo parece indicar que el precio del dólar no tiene términos medios, y que en la disputa entre la apreciación y la depreciación de la moneda no se admiten empates. Venimos de varios meses de escuchar lamentos generales entre los exportadores, quienes se quejan por la revaluación sostenida de la moneda colombiana y la consecuente pérdida de competitividad en los mercados internacionales. En pocas palabras, a ellos no les sirve un tipo de cambio peso-dólar que esté entre los $1.700 y los $1.800. Pero de igual manera los importadores, que están aprovechando más eficientemente las tratados de libre comercio, empiezan a ver que el tipo de cambio por el peso no les sirve mucho en la adquisición de bienes en el exterior para luego venderlos en el mercado interno; para estos últimos un dólar entre $1.900 y $1.950 sería una catástrofe.
 
Difícil tarea tiene nuestro banco central que debe sortear las asimetrías del mercado internacional de divisas en medio de una coyuntura más que sobre diagnosticada en la que la Reserva Federal no ha hecho otra cosa que financiar los gastos incurridos por Estados Unidos en los conflictos de Afganistán e Irak. Ben Bernanke no ha hecho otra cosa que inundar los mercados emitiendo dólares que han llegado por millones a las economías emergentes. Indirectamente, esto ha puesto en aprietos a Europa, China y Japón, al tiempo que ha vuelto más competitivas las exportaciones estadounidenses en todo el mundo. Así las cosas, mientras la política de Bernanke no cambie y se cierre la llave de los dólares, no habrá poder económico (dinero en la caja) en ningún banco emisor de comprar de dólares para mantener un tipo de cambio conveniente para los empresarios exportadores de su país.
 
Colombia no es una caso aislado al contexto internacional, y nuestro Banco de la República se ha ganado una buena reputación regional por ser muy ortodoxo en la aplicación de las herramientas monetarias para controlar el precio del dólar y para mantener el poder adquisitivo de los colombianos controlando eficientemente la inflación. El Emisor está comprando todos los días al menos US$30 millones en el mercado interno para hacer que el dólar suba un poco y así se logre un plus de competitividad para las exportaciones colombianas de cara a los tratados de libre comercio. Una situación que redundará en mayor producción nacional y en una consecuente generación de empleo.
 
El ministro Mauricio Cárdenas se ha empecinado en un dólar a $1.900 que lo hemos denominado ‘dólar Cárdenas’ como una referencia para los exportadores. Ese tipo de cambio empieza a cuajar para este segundo trimestre del año, pero también se debe pensar en que en el país no solo viven exportadores, sino muchos consumidores.
 

MÁS DE EDITORIAL

editorial 18/06/2021 La asignatura pendiente de la competitividad

Salió el último ranking de competitividad y Colombia retrocedió como consecuencia de la larga pandemia y los coletazos de los bloqueos por casi 50 días. se necesita una ruta

editorial 17/06/2021 El camino que demarca el marco fiscal

El Marco Fiscal de Mediano Plazo prevé que el PIB crecerá 6% este año y 4,3% en 2022, al tiempo que espera petróleo a US$63, dólar a $3.667 y una inflación de 3% y 2,8%, respectivamente

Editorial 16/06/2021 El regreso de una nueva normalidad

Nada volverá a ser lo mismo que antes para Colombia, no sólo comparado con la vieja normalidad, sino por las cicatrices de unos 50 días de bloqueos y protestas

MÁS EDITORIAL