.
EDITORIAL

La desidia predial distrital desnuda atraso tecnológico

lunes, 25 de abril de 2022

El predial es uno de los tributos más eficaces y extendido en las ciudades al tiempo que menos desarrollados en el campo, mejorar formas de pago con tecnología sería la gran solución

Editorial

Es un hecho elocuente que los tenedores de propiedades en Bogotá fueran quienes denunciaran la desidia en la Secretaría de Hacienda a la hora de pagar el impuesto predial. La enseñanza que deja el episodio es que hay millones de personas que quieren pagar sus obligaciones con el Estado para contribuir con el desarrollo de la ciudad, la región y el país entero, pero que son los mismos recaudadores quienes cometen errores, no se modernizan y pasan como si nada a la hora de recaudar el dinero que necesitan para funcionar. El Tesoro Distrital, debido a los problemas para obtener la factura y pagar el impuesto predial en la plataforma virtual, tuvo que ampliar el plazo para realizar el trámite con descuento de 10%, que inicialmente era el 9 de mayo y tuvo que ampliarse para el 24 de junio. Obvio, perdió una oportunidad financiera la Capital y ganaron un espacio de tiempo los bogotanos buena paga. Pero el episodio deja al descubierto que el salto digital, la transformación tecnológica y toda la modernización está fallando en la ciudad con más recursos y que debería ser ejemplo para el país.

El viejo comentario aludido a los habitantes de Chocó que reza: “eso del IVA acá no pegó”, bien podría rediseñarse y rotularlo al Distrito Capital, que ha hecho el oso a la hora de facilitarle a los contribuyentes el pago de impuestos, que había venido funcionando sin mayores problemas en años anteriores cuando las personas casi que autoliquidaban sus recibos en una plataforma o les llegaba el cobro en papel a sus predios. Algo oscuro pone al descubierto la incompetencia de muchos funcionarios, que está ocurriendo sin que las autoridades competentes hagan algo por castigar a los responsables. No cobrar impuestos por descuido o acción deliberada debería ser una falta mayor que le cueste el cargo público a los responsables. El contribuyente puede escudarse en que la plataforma se cae o no funciona para no pagar su contribución. Con su mala ejecución y mal ejemplo, el Distrito le está dando la razón a quienes se niegan a pagar cosas tan básicas como una evidente fotomulta, pues los sistemas están fallando, lo que podría surgir como disculpa. Son millonarias las inversiones que se han hecho en tecnología, pero el problema no es del sistema, es de los operarios, pues en todo el mundo se liquidan bien los impuestos, se le facilitan a las personas el pago y el aparato tributario se enfoca en el cobra fácil, cultura que no ha calado en Bogotá; otras grandes capitales colombianas como Medellín van más adelante, incluso el predial se puede pagar por cuotas, todo para que esa obligación sea consciente y amigable.

La economista, Deirdre McCloskey, ha trabajado el tema bajo la premisa que dicta que países que prosperan más que otros se enfocan hacia un pago de impuestos seductor que favorece la innovación y su divulgación. El problema para la profesora emérita de la Universidad de Illinois, en Chicago, no es solucionar la desigualdad, sino la pobreza y el camino más expedito es tener una estructura tributaria moderna que contribuya a borrar las asimetrías históricas. Bien por los bogotanos que denunciaron las fallas en los sistemas, la incomodidad, la desidia distrital y encendieron las alarmas; otrora, lo más fácil hubiese sido pasar de agache, no pagar, hacerse el bobo, porque no había manera de cumplir con ese deber.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 03/02/2023 De las mejores noticias de los últimos años

La integración de las bolsas de valores de Lima, Santiago y Bogotá es un salto enorme en construir un mercado secundario atractivo para que haya un verdadero mercado regional

Editorial 02/02/2023 ¿Y si el parque automotor sigue creciendo, qué?

En 2023 el Sector automotor espera vender 260.000 carros y unas 750.000 motos nuevas, lo que se suma a los 18 millones de vehículos que ya andan por las mismas calles y carreteras

Editorial 01/02/2023 ¿Y de la transición de la movilidad, qué?

Impedir que las plataformas de movilidad se impongan en un país sin satisfacción de las necesidades básicas, como el transporte, en un absurdo, hay que monetizar el sector

MÁS EDITORIAL