.
EDITORIAL La clave es que la economía siga creciendo
martes, 21 de abril de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Soplan vientos de desesperanza en lo político e incertidumbre en lo económico, la clave está en no frenar los negocios

Colombia es un ejemplo raro entre las economías emergentes del mundo: siempre ha tenido crecimientos económicos positivos a pesar de las adversidades regionales, las crisis financieras internacionales, y lo que es peor, del conflicto interno que nos desangra desde hace casi seis décadas. Pero crecemos a golpe de porcentajes débiles que no alcanzan a consolidar el desempleo formal por debajo de dos dígitos y no hemos logrado que las exportaciones no tradicionales crezcan y que la venta de productos primarios no sigan siendo el pilar fundamental de la economía. El imperativo en estos momentos de desazón por lo político e incertidumbre por lo económico es redoblar esfuerzos para no entrar en una espiral de pesimismo que contagie la dinámica nacional.

Todos los organismos multilaterales han revisado a la baja los pronósticos de crecimiento en casi un punto desde enero pasado, pero la cifra final sigue siendo alta si se compara con los países de la región y con la lenta recuperación de Europa, por ejemplo. Lo más importante, y en donde se deben focalizar las autoridades económicas, es redoblar los esfuerzos en la contratación estatal, en la promoción efectiva de las exportaciones, en mantener un buen nivel de consumo interno e incentivar la llegada de inversiones extranjeras. Solo si se alinean estos cuatro pilares la economía no dejaremos de crecer sostenidamente, tal como lo ha hecho en las últimas décadas. Es vital para la generación de nuevos empleos formales que el crecimiento económico no sea raquítico y supere 6% o 7%, un porcentaje impensable en este tiempo, pero factible si se alinean todos los esfuerzos nacionales en la paz.

No hay otra clave o secreto para crecer a ritmos superiores a 6% que el Gobierno logre superar los obstáculos y consolide un acuerdo de paz con las Farc, tal como lo viene intentando desde La Habana hace casi tres años, para que no hayan más distractores de orden público y así se pueda trabajar en superar la pobreza y alcanzar la esquiva equidad social, que no son otra cosa que oportunidades para todos. Lo históricamente normal en esta coyuntura del comienzo del segundo trimestre, es que los diálogos se rompan, las elecciones regionales se contaminen y el país vuelva y involucione en la guerra fratricida en la que ha vivido, y así, los barones del conflicto vuelvan a ver sus arcas llenas, tal como ha sucedido siempre.

Los empresarios siempre han crecido en medio de la adversidad política y una agenda marcada por la violencia, y seguramente el crecimiento económico para este año supere 3,5%, pero que bueno fuera una ruptura histórica, lograr un acuerdo de paz con las Farc y exigirle al Estado enfocarse alcanzar el bienestar social y el desarrollo.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 05/08/2021 El experimento del bitcoin en El Salvador

El FMI está en contra de las criptomonedas, las acusa de poner en jaque al sistema financiero, al consumidor y a los Estados, aún no pueden ser monedas de uso legal en los países

Editorial 04/08/2021 Mirar con lupa el desempeño en Tokio

Los resultados de Colombia en los olímpicos dejan mucho que desear, justo cuando se lanzó un ministerio exclusivo para el deporte y que el histórico de las medallas subía

Editorial 03/08/2021 La jugada de Ecopetrol para hacerse con ISA

De quien haya sido la idea de que Ecopetrol comprara ISA, fue un camino expedito para que ese activo se conserve de carácter mixto, mientras las circunstancias del país mejoren

MÁS EDITORIAL