.
EDITORIAL El cómo enfrentar a una inflación en alza
viernes, 8 de enero de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El consumidor, quienes somos todos, deben cuidar al máximo su ingreso y no caer en la trampa de la adquisición de bienes de manera irracional

 

Las explicaciones técnicas están dadas acerca de lo que está pasando con la inflación, cuyo dato de cierre de 2015 acaba de dar a conocer la entidad encargada del asunto, el Dane: 6,77%, el registro más alto de los últimos siete años y como no pasaba desde hace ya bastante tiempo, los alimentos -rubro clave en el consumo de los hogares, ricos y pobres- fue el que registró las mayores variaciones con 10,85%. La reducción de cosechas como consecuencia del verano generado por el Fenómeno de El Niño y la mayor devaluación del peso son los responsables de la situación que afecta el bolsillo de todos.

Mientras las autoridades económicas, el Banco de la República y los expertos hacen su trabajo, acertado o no, para buscarle una salida al problema, la gente del común, que son todos los colombianos, sienten el impacto de la escalada alcista que todo indica irá hasta el año entrante cuando se normalice la situación de oferta, aunque los productos importados seguirán asumiendo la mayor tasa de cambio. Además de manejar una dosis natural de resignación porque los mecanismos de defensa no dan para mucho, cabe preguntarse acerca de lo que puede hacer la gente para hacer más llevadera la vida diaria cuando notan que una inflación por encima de lo “normal” erosiona su capacidad de compra y su ingreso baja en términos reales, así nominalmente exista la sensación de mayor riqueza por efecto de un aumento de renta, especialmente en el caso de los salarios. Sin duda que es un momento de austeridad y responsabilidad en el manejo de las finanzas, lo cual resulta más difícil ponerlo en práctica que plantearlo, en el entendido que muchas de las necesidades no son aplazables o menos suspenderlas de un momento a otro. En esos términos, establecer un orden de prioridades aparece como uno de los ejercicios clave para enfrentar la situación. 

El endeudamiento como solución a la coyuntura no parece una salida racional, en el entendido que cargar compras a deudas de corto plazo puede empeorar la situación luego, no solo porque los intereses del crédito de consumo son altos sino porque nadie puede garantizar el tiempo que durará la escasez. En ese orden, el pago en efectivo es una camisa de fuerza útil.

Por la época, las promociones y gangas están a la orden del día y es una gran oportunidad para aprovecharlas como una forma no solo de hacer rendir los recursos sino de anticiparse a nuevas alzas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las estrategias comerciales incluyen ganchos para salir de mercancías “quedadas” y no es recomendable caer en la tentación de adquirir bienes solo porque están rebajados. De cualquier manera, hay que tener muy en cuenta que la vida sigue y que con el correr de los días aparecen nuevas situaciones y demandas y por ello es aconsejable hacer un sencillo de ejercicio de planeación financiera dibujando escenarios probables del futuro.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 15/06/2021 No se pueden perder las ganas de hacer empresa

No puede pasar desapercibido que las empresas le han hecho saber al Gobierno que aportarán más impuestos de los que pagan hoy en día para avanzar en los programas de inversión social

Editorial 12/06/2021 Lo malo no es la burocracia, es su incompetencia

Pedir que haya menos burocracia estatal es un estribillo raído, pero ese no es el asunto más grave, es su incompetencia, el bajo impacto que tiene en las políticas públicas de largo plazo

MÁS EDITORIAL