martes, 18 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Johanna Celedón Oñate - jceledon@larepublica.com.co

Más allá de un deporte, la equitación es un arte con reminiscencias épicas: mantener el control sobre un caballo y conocer las técnicas para manejarlo con tal habilidad, que se convierta en una extensión de la propia voluntad. Algo que solo es posible para los jinetes constantes y disciplinados.

La actividad ecuestre en Colombia está pasando por su mejor momento gracias a los reconocimientos obtenidos en competencias en Europa y EE.UU. Así como la participación en los Juegos Olímpicos de Londres, donde el binomio conformado por el antioqueño Daniel Bluman y su yegua Sancha terminó entre los 20 mejores del torneo de salto.

Deacuerdo con cifras de la Federeación Ecuestre de Colombia, hoy el país cuenta con cinco ligas, que a su vez,tienen la participación de varios clubes sociales. Hay aproximadamente 548 jinetes federados en competencia y 780 caballos, repartidos en tres disciplinas olímpicas: Adiestramiento, prueba completa y salto. También hay jinetes en las disciplinas de endurance y vaulting, que han logrando un pocisionamiento importante en los últimos años.

Pero la “buena racha” de este deporte no depende exclusivamente de sus binomios. También juega un papel vital en su desarrollo la infraestructura con la que cuentan los campos de entrenamiento, que se encuentran ubicados en algunas ciudades.

César Camargo, presidente de la Federación Ecuestre, cree que en este momento hay varios campos de equitación que tienen la infraestructura adecuada para esta práctica. Sin embargo, explica que la Federación está trabajando para seguir masificando el deporte, por lo que de la mano de Coldeportes, está esperando la entrega de un centro de alto rendimiento ecuestre, que le permitirá, tanto a caballos como a jinetes, tener un mayor rendimiento en los concursos nacionales e internacionales.

En la capital del país están los campos más adecuados para montar, como es el caso de los clubes campestres: Los Arrayanes, Guaymaral y El Rancho. No obstante, para los expertos, ciudades como Cali y Medellín también cuentan con buena infraestructura para el deporte, donde se destacan el Club Campestre Llanogrande en Rionegro, y el Club Campestre de Cali.

De acuerdo con Juan Carlos Tafur, diseñador de escenarios deportivos para equitación, el tema del cuidado de los campos de entrenamiento frente al clima es clave. “El clima es uno de los factores más influyentes, porque cuando hay lluvia las cosas se complican para el binomio, puesto que no logra tener un mismo rendimiento”. El experto afirma que es importante conocer muy bien el campo en el que va a montar, para evitar dificultades de última hora.

Para que el reto de montar sea una de las opciones recreativas para estas vacaciones, LR le muestra los mejores campos del país.

La armonía entre el animal y el jinete es fundamental
La equitación, el único deporte extremo que se practica con casaca y corbata, requiere que se tengan en cuenta algunos aspectos. Lo primero es que no todos los caballos pueden saltar, por lo que hay que criarlos desde pequeños y entrenarlos para el deporte. Por otro lado, es importante el cuidado del caballo, que va desde su alimentación hasta el momento del entrenamiento y la carrera, en el que la fusta y las espuelas solo deben utilizarse como apoyo y no como un castigo para el animal. Finalmente, es necesario que el binomio tenga un entendimiento mutuo.

Club campestre arrayanes
Este club cuenta con dos picaderos con iluminación, que brindan mejor calidad en competencias nocturnas; y tres pistas de grama, la principal con obstáculos fijos y de agua, convirtiéndola en una cancha para competencias estilo derby o pruebas de caza.

Club campestre guaymaral
Las instalaciones constan de 104 pesebreras para albergar a los más selectos ejemplares, dos picaderos cubiertos e iluminados, una pista y circular de arena, una pista de grama y padock, además de múltiples potreros para garantizar el descanso de los equinos.

Club campestre el rancho
El Rancho, ubicado en la calle 194 No 45 - 20 de Bogotá, cuenta con un área de hípica, donde los dos picaderos cubiertos, las cuatro pistas en grama y una pista en arena, se convierten en el escenario perfecto para iniciarse en los deportes ecuestres.

La escuela de caballería del ejército
Esta escuela, creada en 1977, cuenta con uno de los campos de entrenamiento más importantes del país, donde se adiestran grandes caballos para la práctica y se fomenta el deporte ecuestre. Además, es donde los mejores binomios representan al Ejército colombiano.

Club campestre llanogrande, antioquia
Desde 1986, este club campestre ubicado a 40 minutos de Medellín, en el municipio de Rionegro, Antioquia, ofrece un gran diseño de un jardín de salto y un picadero. Su pista ha sido sede de importantes concursos de carácter nacional e internacional.

Corporación escuela ecuestre de bacatá
La Escuela Ecuestre de Bacatá tiene uno de los campos de equitación más completos de Colombia. Su infraestructura no solamente cuenta con un excelente piso, sino que tiene un área cubierta que permite que las lluvias no sean un impedimento para entrenar.

Las opiniones

Juan Carlos Tafur
Diseñador de escenario deportivos para equitación

“La equitación no es un deporte pasajero, es una actividad de muchos años de proceso en el que el que se va madurando con el caballo”.

Jaime Luis Cuéllar
Presidente de la junta del Club Guaymaral

“La actividad ecuestre en el país está pasando por un buen momento. Hay un buen nivel tanto de los jinetes como de los caballos”.