.
INFRAESTRUCTURA Precios del gas: el Caribe solicita intervención
jueves, 19 de noviembre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Cesar A Lorduy Maldonado

Esa fórmula fue modificada en el segundo semestre de 2013 por la Creg, mediante la Resolución 089 de 2013, que estableció negociaciones bilaterales entre los productores y los comercializadores de gas. Esa misma fórmula dispuso la indexación de los contratos de suministro de largo plazo basada en la variación de los precios de los contratos de corto plazo. 

La adversa fórmula ha tenido hasta hoy más de 20 enmiendas y el repudio de toda la región Caribe por los dramáticos efectos en la competitividad de la Costa.

En la primera aplicación de esta fórmula en el año 2014, la indexación de los contratos de la Costa, implicaba un incremento de 25% del precio, mientras que para el interior significaba una disminución de 3%.

La región Caribe también se percató que los precios que actualizaba la nueva fórmula partían de valores 40% más altos en la Costa que en el interior del país. Es decir, la costa partía de US$4,20 y se le incrementaba 25%, y el interior desde US$3 y se le disminuía la tarifa 3%.

En diciembre de 2014, la Costa Caribe unida: industriales, prensa y miembros de todos los partidos, levantaron su voz de protesta contra la nefasta fórmula de indexación y lograron bajar los aumentos del 25% a un 4% desmontando así de manera transitoria los efectos de la misma, sin embargo quedaron dos puntos pendientes: 1. Equiparar los precios del gas de la Costa a los del interior del país y 2. Reemplazar adecuadamente la fórmula de la Creg 089.

Luego vinieron una serie de inconsistencias en cómo se había calculado las variables de la fórmula para dar con la tarifa, en esta estaba incluido el precio del petróleo, la inflación americana y las tarifas de Ecopetrol.

Lo anterior ha generado la opinión que el límite superior para el incremento de la tarifa final al usuario sería la inflación, situación que no es cierta, dado que incrementará la inflación afectada por la devaluación del peso colombiano ante el dólar, teniendo en cuenta que el precio del gas está establecido en dólares, por una parte, y por la otra se argumenta que no se incluye el WTI y menos se le da peso alguno en la nueva fórmula, por la necesidad según la Creg, de erradicar la volatilidad del mercado nacional.

Debido a esto, las térmicas empezaron a competir con los industriales costeños comprando a mayor precio las reservas de gas existentes, dejándolos sin suministro u obligándolos a pagar un mayor precio, afectando así su competitividad en al mercado nacional e internacional.

Por lo anterior, los precios del gas son más altos en la costa no producto del mercado como lo ha dicho, sino como ya se mencionó antes, producto de imprecisiones regulatorias y decisiones netamente políticas, a lo que hay que sumarle otra injusticia, y es el hecho de que hoy ya se ha agotado el principal pozo de la Costa el cual tiene menores reservas que el del interior del país y el gasoducto que nos conecta con el interior no funciona de manera bidireccional.

Si se mantiene la fórmula actual el aumento que se proyecta para el sector industrial está en promedio de 35% en su tarifa final y de 20% para los usuarios residenciales.

El Presidente Santos, en quien confiamos y seguimos confiando, nos debe ayudar para evitar, que la Costa pague precios de gas en boca de pozo cerca de 70% por encima a los del interior ($4,40 vs $2,60) y que aun incluyendo el transporte de dicho combustible continúan siendo muy superiores (Barranquilla: $5,30 USD/MBTU vs Bogotá: $3,80 USD/MBTU).

Santos no puede permitir que muchas empresas acudan a hacer recortes de personal, a suspender operaciones o a frenar proyectos de expansión como consecuencia de la continuidad de los sobreprecios.