.
INFRAESTRUCTURA Para renovación urbana del centro de Bogotá, proponen usar bienes inutilizados
jueves, 1 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

El senador Carlos Alberto Baena, del Movimiento Político Mira, le propuso al Gobierno Nacional que para la ejecución del proyecto que pretende construir sedes de Ministerios en el centro de Bogotá se utilicen bienes que se encuentran inutilizados, desocupados y deshabitados.

La propuesta la hizo el congresista durante la Audiencia Pública “Proyectos de Renovación Urbana de iniciativa Nacional en Bogotá”. Según Baena, “existen en el centro por lo menos unos 100 edificios que están inutilizados y cuyos terrenos podrían ser usados para la construcción de los proyectos del gobierno. También vemos un gran número de lotes que son utilizados como parqueaderos, que también podrían ser incluidos dentro de la renovación”.

A través de la Empresa de Renovación y Desarrollo Urbano Virgilio Barco Vargas, el Gobierno Nacional pretende comprar o expropiar los predios de las manzanas ubicadas entre las calles 10ª a 6ª, entre las carreras 10ª a 9ª, para construir edificios y espacios públicos y culturales. Baena dijo que están de acuerdo con la renovación urbana pero sin el desplazamiento de ciudadanos. “Durante décadas han habitado y utilizado comercialmente predios que hacen parte de la tradición histórica de la ciudad”, agregó el congresista.

Por su parte, la secretaria del Hábitat, María Mercedes Maldonado mostró el rechazo del distrito al proyecto “Ministerios”. De acuerdo con la funcionaria, el proyecto del CAN depende de la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial. Andrés Escobar, gerente de la Empresa de Renovación y Desarrollo Urbano Virgilio Barco Vargas, anunció que la entidad detenía el censo que se estaba adelantando en la zona para generar confianza y buscar un consenso con la comunidad.

El Senador Baena logró que se creara una mesa de trabajo con representatividad de las autoridades nacionales, distritales y de la comunidad afectada, para buscar soluciones concertadas. “El centro no se vende, el centro se defiende”, este es el lema de los representantes de la comunidad.