.
INFRAESTRUCTURA Las razones de la crisis de la pequeña y mediana ingeniería
jueves, 1 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Solano Vargas - msolano@larepublica.com.co

La pequeña y mediana ingeniería tiene una enorme preocupación por una posible “masacre laboral”. La mala imagen que les dejó los llamados “carruseles de la contratación”, los problemas por anticipos, los TLC que entrarán en vigencia, la concentración de la contratación, entre otros factores, hacen que los ingenieros se sientan amenazados.

“A la fecha, quien maneja recursos públicos tiene sus propios criterios de selección, y bajo el escudo de las “facultades de discrecionalidad” que permite la ley, se definen “requisitos absurdos” y estas condiciones arbitrarias, obviamente afectan a la pequeña y mediana ingeniería”, aseguró Alexánder Suárez Rodríguez, representante de las Asociaciones Regionales de Ingeniería ante la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI).

El problema empezó con la coyuntura de los carruseles de la contratación que llevó a los ingenieros a adquirir una mala imagen, sumado a el abuso de algunos contratistas para pedir anticipos. Después, el Gobierno expidió leyes y decretos blindándose de la corrupción. Sin embargo, la mediana empresa se ve rezagada por los exigentes pliegos.

“Las normas privilegian la capacidad financiera sobre la capacidad técnica y la experiencia, y concentran la contratación en las multinacionales de la ingeniería y el sector financiero colombiano”, aseguró Jesús Augusto Correa, coordinador de ingenieros indignados.

La llegada de la ingeniería extranjera al país como consecuencia de los Tratados de Libre Comercio (TLC) es otra de las preocupaciones del sector. “Los ingenieros colombianos tienen una ventaja natural, porque conocen el ambiente. La legislación está perjudicando al pequeño ingeniero y las obras nuestras las están haciendo recién egresados de las universidades de otros países”, dijo al respecto Carlos Villamil Chaux ex candidato a la presidencia de la SCI.

“Hoy en día es más evidente por el tema de los acuerdos de libre comercio, y en ese sentido, la SCI ha manifestado que es bienvenida la “inversión extranjera”, pero con participación de la ingeniería nacional. La inversión no se puede confundir con el ofrecimiento de bienes y servicios extranjeros con recursos nacionales”, manifestó Suárez.

No obstante, el verdadero Florero de Llorente fue el Decreto 1510 de 2013 sobre contratación pública, porque para los ingenieros solo tuvo en cuenta el modo de financiación y no de realización técnica.

“El direccionamiento de los procesos licitatorios permite la conformación de los “carruseles de contratación”, y esta cruda realidad no sólo es latente en Bogotá, sino en todo el país, se podría afirmar que todas las regiones tienen sus correspondientes “grupitos Nule””, dijo el ingeniero Suárez.

Las opiniones

Alexánder Suárez Rodríguez
Ingeniero Civil

“Lamentablemente ‘procesos oscuros de contratación’ y ‘solicitud de mordidas’, son hoy la regla y no la excepción en el país”.

Jesús Augusto Correa
Coordinador Ingenieros Indignados

“Se habla de que 1.600 ingenieros extranjeros han pedido permiso para trabajar en Colombia, desplazando a los ingenieros colombianos”.