.
INFRAESTRUCTURA En expansión el primer metro automático latino
jueves, 18 de junio de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

Con una capacidad de movimiento de 745.000 personas en solo uno de sus tramos, este sistema puesto en marcha en la ciudad más grande de Brasil dinamizó la manera en que se desplazan las personas gracias a la tecnología.

La cuarta línea del metro de Sao Paulo comenzó a operar en mayo de 2010 bajo la administración del gobierno local en asociación con Vía Quatro. Con un total de 12,8 kilómetros, conecta el centro de la ciudad brasileña con el suroeste y reduce  el tiempo de tráfico en 55 minutos. En la segunda fase, programada para 2018, se pasará de cinco estaciones a 11 en el mencionado trayecto, lo que le permitirá mover un millón de personas al día.

La multinacional Siemens es quien provee a Vía Quatro los sistemas de control de tecnología totalmente automatizados que gestionan la energía, las comunicaciones, la circulación del aire y la seguridad de la infraestructura.

Sao Paulo tiene cinco líneas de metro en total, pero solo esta cuenta con la tecnología de un sistema sin conductor. Además, es el primer modelo de Asociación Público Privada (APP) que se desarrolla en el sector transporte en el país, donde Vía Quatro tiene un contrato de 30 años para su operación y mantenimiento.

Hasta el momento se han invertido US$1.000 millones por parte de los privados, de los cuales US$500.000 fueron aportados por Siemens.

Uno de los puntos fuertes del sistema de transporte de Sao Paulo es la posibilidad de interconectar las otras líneas, así como las redes férreas regionales.

En cuanto al diseño, los trenes compuestos por seis carros tienen una capacidad de 1.900 pasajeros con posibilidad de incrementar en 50% este número si se incrementa la demanda. De acuerdo con Luiz Valença, director de Vía Quatro, a 2030 la densidad de carros en la primera metrópoli de América se habrá duplicado y la velocidad promedio se reducirá hasta 20 kilómetros por hora, por lo que la implementación del nuevo metro es una prioridad.

Una tecnología que se mostró al mundo en los 60

Hungría, Francia, Canadá, Alemania y Estados Unidos hacen parte de los países que ya cuentan con redes de trenes completamente automáticas. De hecho, esta tecnología se hizo popular en 1967 cuando se dio apertura a la Línea Victoria del Metro de Londres. Las versiones más modernas, como esta que llega por primera vez a Latinoamérica, no solo no necesitan conductor, sino que además supervisan la seguridad con una red integrada de cámaras (24 en cada tren y 400.000 en todas las estaciones en total), programan las puertas para que se activen por contacto y hasta controlan la temperatura en los trenes.