RIPE:

El presidente destacó que se fugaron US$23.000 millones que dejaron salir tratando de sostener un dólar que no pasara de los $60"

El Cronista

El presidente Alberto Fernández se refirió hoy al mercado de divisas, el cual dijo que hay que ordenar, y señaló que "el problema central es que hay como varios valores del dólar, la gente termina confundida y los medios inducen a pensar más en el dólar blue".

"Recibimos un Banco Central con muy pocas reservas. Nos olvidamos, pero entre la elección primaria las Paso y el 27 de octubre que ganamos la elección, se fugaron US$23.000 millones que dejaron salir tratando de sostener un dólar que no pasara de los $60. Traté de ponerle un ancla para que dejen de salir los dólares. Pero no fui muy exitoso. Cuando nosotros llegamos en diciembre nos encontramos un Banco Central lánguido, sin reservas, vacío, con pocos dólares de libre disponibilidad", planteó el presidente.

En un largo reportaje con El Cohete a la Luna, Fernández afirmó que “el mercado de las divisas está muy desordenado y debemos ordenarlo” y señaló que “de hecho hay cuatro valores distintos”: el dólar oficial, el solidario, el contado con liquidación y el dólar MEP.

Respecto a la presión cambiaria, el mandatario apuntó que “hay una fuerte presión para que acreedores externos que tienen dólares en la Argentina puedan sacarlos”. En esta línea, agregó que tras el acuerdo con los bonistas externos “el aumento del riesgo país obedece a que parte de los acreedores que recibieron los nuevos bonos los están vendiendo. En este momento los bonos argentinos son un gran negocio porque están muy baratos”.

Asimismo, aseguró que muchos los venden porque “muchos de ellos no han quedado contentos con el acuerdo, que fue muy exigente de nuestra parte”.

“Hay una demanda sostenida de argentinos que quieren ahorrar en dólares y a nosotros disponer dólares para el ahorro nos cuesta”, afirmó Fernández y justificó que por esto se instauró para el dólar ahorro el impuesto Pais (30%) y un anticipo del impuesto a las Ganancias (35%).

Por último, volvió a respaldar al ministro de Economía, Martín Guzmán, en las divergencias con el presidente del Banco Central, Miguel Pesce. Fernández aseguró que Guzmán es quien tiene la última palabra: "Tiene que haber una cabeza que defina y es quien tiene la capacidad de definir la macroeconomía. El viernes estuvimos viendo con Martín Guzmán que debemos trabajar para ordenar el mercado bursátil", señaló.