martes, 1 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

La compañía de petróleo brasileña OGX, del empresario Eike Batista, concretó lo que temían los inversionistas. No pagó sus obligaciones con los acreedores.

La empresa anunció ayer que optó por no pagar la parte referente a la remuneración de notas emitidas por su controlada OGX Austria, por un valor de US$45 millones, que vencían ayer.

OGX informó que ahora cuenta con 30 días para adoptar las medidas necesarias en relación al vencimiento de esa deuda. La expectativa en el mercado es que la compañía pida una recuperación judicial.

La empresa destacó que se encuentra en proceso de revisión de su estructura de capital y su plan de negocios. Para conducir las discusiones con los acreedores, contrató como asesores a los bancos de inversiones Lazard y Blackstone. La petrolera OGX, junto con la minera MMX y la compañía de logística LLX son parte del grupo de minería y energía EBX, de Batista, que enfrenta una severa crisis por la pérdida de confianza de los inversionistas después de que a mediados del año pasado, OGX informara que no cumpliría con las expectativas de producción de crudo.

OGX, que en el pasado fue considerado el activo más preciado del imperio de empresas de Batista, está contra las cuerdas tras reportar bajos niveles de producción en sus yacimientos. El no pago de los intereses relacionados con una deuda de US$1.100 millones en bonos emitida por OGX Austria era ampliamente esperado por el mercado.

A su vez, el ministro de Economía, Guido Mantega, había dicho el lunes que la solución para OGX tenía que llegar del mercado, desestimando cualquier intervención gubernamental de respaldo.

Tras participar del décimo Foro de Economía, promovido por la Fundación Getulio Vargas (FGV), el ministro Mantega había dicho que la situación de OGX causó problemas para la imagen del país. ‘La situación de OGX continúa obstaculizando la economía brasileña y nuestra reputación‘.

“Creo que la situación de OGX ya provocó un problema para la imagen del país y para la bolsa de valores, que tuvo un deterioro”, agregó. El pasado viernes, los papeles de la compañía valían $ 0,28, el valor más bajo negociado para las acciones de la empresa en la BM&FBovespa.

Con poco dinero disponible, OGX espera completar la venta de participaciones en sus bloques a la malaya Petronas. Antes de cerrar el negocio de US$850 millones, Petronas quiere ver terminada la reestructuración de la deuda de OGX. La petrolera brasileña tiene una deuda total en bonos de US$3.600 millones en el mercado internacional.

Batista, era hasta hace poco considerado el séptimo hombre más rico del mundo según los rankings internacionales, pero viene perdiendo espacio incluso entre las mayores fortunas de Brasil.