"China no usará al yuan para protegerse ante disputa comercial", dijo el gobernador del Banco Central

Expansión - Madrid

La escala de la tensión entre China y Estados Unidos vive este lunes un nuevo capítulo. El gigante asiático ha dejado caer el yuan hasta los niveles más bajos en más de una década.

En paralelo, China, está solicitando a las compañías públicas del país que dejen de comprar productos agrícolas estadounidenses.

Por lo tanto, Pekín responde por una doble vía y con la máxima contundencia a Estados Unidos, que centrado sus críticas sobre el país asiático en su política de mantener la divisa artificialmente baja para potenciar sus exportaciones.

La respuesta llega después de que Donald Trump anunciara el pasado viernes, de que está dispuesto a imponer nuevos aranceles del 10% a productos chinos por un valor de unos US$300.000 millones.

La escalada en la batalla comercial entre los dos gigantes económicos mundiales se ha dejado notar con mucha fuerza en los mercados de divisas y de valores asiáticos, donde las caídas han sido muy elevadas.

El creciente clima de conflicto está obligando a los inversores a refugiarse en otros activos como el yen japonés, los bonos estadounidenses o el oro.

China no usará al yuan para protegerse ante disputa comercial: gobernador del Banco Central

Por su parte el gobernador del banco central, Yi Gang, dijo que China no utilizará al yuan como herramienta para afrontar turbulencias externas como la guerra comercial. Esto lo explicó después de que la moneda asiática perforó el umbral de siete unidades por dólar por primera vez en más de una década.

China no se involucrará en una devaluación competitiva del yuan, declaró Yi en un comunicado publicado en el sitio web del Banco Popular de China, y añadió que las autoridades mantendrían la estabilidad y la continuidad de las políticas cambiarias.

El tipo de cambio del yuan se encuentra ahora en un nivel apropiado, en línea con los fundamentos económicos y la demanda del mercado, indicó Yi. El comunicado indicó que el banco central tenía experiencia y capacidad para mantener estables las operaciones del mercado de divisas.