.
GLOBOECONOMÍA

La Amazonía cambia del verde vegetal al rojo óxido

domingo, 26 de abril de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El Economista - Ciudad de México

La fila de camiones y camionetas pick-up 4x4 arrojaban nubes de polvo rojo mientras serpenteaban subiendo el cerro por el camino amplio y sucio. Desde la cima, la selva tropical brasileña se extendía a la distancia. Antes de ocurrir esto, un enorme rectángulo era excavado en la ladera por un ejército de máquinas, una cicatriz de tierra roja en las verdes colinas.

El S11D, como se le conoce a este proyecto de manera poco elegante, es una mina de hierro a cielo abierto que está siendo excavada en un rincón de la Amazonía brasileña, en el estado de Para. La empresa Vale, el gigante brasileño de la minería, dice que la obra fue diseñada para tener un mínimo de impacto ambiental y la máxima ganancia. Ésta comenzará a operar el año entrante y para el 2018 estará produciendo cerca de 100 millones de toneladas anuales de uno de los minerales de hierro más puros del mundo, un elemento vital para la pálida economía brasileña.

Sin embargo, los ambientalistas argumentan que S11D podría destruir unos raros ecosistemas de sabana situados alrededor de dos lagos que están por encima de los ricos depósitos de mineral de hierro. Se han perdido docenas de cuevas que contenían evidencia potencial de los antiguos habitantes de la Amazonía.

Este enorme proyecto de US$17.000 millones es representativo de un dilema brasileño bastante contemporáneo: ¿puede el país aprovechar sus ricos recursos naturales sin causar un daño irreparable a su ambiente e historia? “Estoy totalmente en desacuerdo cuando alguien dice que no es posible el desarrollo para preservar la sustentabilidad”, dijo Jamil Sebe, responsable de la mina y director de Vale para proyectos relacionados con el hierro en el norte de Brasil. Sebe detalló que ha estado trabajando durante una cuarta parte de sus 44 años en este proyecto, que emplea técnicas innovadoras de minería e ingeniería importadas de Canadá y Australia para reducir el impacto y los costos. “Éste es el año indicado para poner todo junto a trabajar”, consideró.

S11D se ubica a sólo 48 kilómetros al sur de la mina de hierro más grande del planeta, que también es gestionada por Vale en el mismo bosque protegido de Carajas. Las actividades de la empresa en el lugar, que incluyen cobre, manganeso y oro, equivalen a 3% de los 4.121 metros cuadrados del parque nacional, tan rico en naturaleza como en minerales. “Vale quiere hacer minas en todos lados. Proteger esta área dependerá de los órganos ambientales del gobierno brasileño”, advirtió Frederico Martins, analista ambiental del gubernamental Instituto Chico Mendes de Conservación y Biodiversidad, y gerente del bosque protegido de Carajas. “Hay un montón de mineral de hierro ahí”.

La controversia se centra en dos lagos ubicados justo al este de la construcción actual pero que a la vez están por encima de parte de la veta de hierro. Los organismos gubernamentales han negociado una zona de exclusión de 500 metros alrededor de ellos como protección, pero tal vez no sea suficiente.

Una sabana metálica

Tomó tres horas conducir a través de los traicioneros y sucios caminos que cruzan la selva para llegar al lago Guitar, el más grande de los dos. En el camino, un cerdo salvaje se atravesó, la 4x4 pasó justo al lado de una larga serpiente negra y el guía José da Costa se detuvo bajo un nido de águilas arpías del tamaño de una tina, mientras la cabeza de una de esas aves se asomaba por el borde.

El espacio del lago Guitar era un mundo aparte de la densa y enredada selva que lo rodea; un ecosistema separado, ubicado en una “sabana metálica” de rocas oscuras y matorrales. Saltamontes de 15 centímetros de un verde intenso descansaban al sol. Caimanes y tortugas deambulaban en el lago. Más de 40 especies de plantas, entre ellas la Ipomoea marabaensis, con su flor lila, se encuentran sólo aquí, en las sabanas de Carajas, junto con su ambiente formado por rocas ricas en hierro que ponen en peligro su supervivencia.

A la distancia, el zumbido de las excavadoras era audible. El año pasado, estudiantes de una universidad local formaron un SOS con rocas a orillas del lago como protesta, argumentaron, por el daño que el lago Guitar sufrirá una vez que la minería y las explosiones diarias que involucra comiencen de verdad. “Si esto llega a sobrevivir, perderá todo su contexto”, dijo da Costa, quien participó en la acción. “Ya no se tendrá toda esta vida”.

Vale está pujando por una reducción de la zona de exclusión con la agencia ambiental del gobierno brasileño. Martins refirió que cualquier reducción “comprometería la existencia del lago”.

El mineral de hierro fue encontrado por primera vez en Carajas en 1967 por un geólogo brasileño que buscaba manganeso para la productora de acero US Steel. En 1985, la producción comenzó en Serra Norte, la mina a cielo abierto más grande del mundo en la actualidad. La ciudad Parauapebas, de 180.000 habitantes, creció en sus proximidades. Vale y sus contratistas emplean 46.000 personas en Pará.

El capitalismo de estado y la protección van mano a mano en este lugar. En 1998 se creó el bosque protegido de Carajas tanto para aislar el área minera de los ocupantes ilegales como para proteger la zona de la deforestación que tanto ha devastado este rincón al sur del Amazonas.

“Si no fuera por la minería, esto podría estar peor”, expuso Martins. El acceso es controlado por Vale y el Instituto Chico Mendes.

“La mejor mina de hierro en el mundo”

La mina Serra Norte es un enorme complejo industrial de pozos, bandas transportadoras y unidades de procesamiento en la profundidad de la selva. Todo ahí es de un rojo oxidado y oscuro: el metal y la tierra. En una mañana reciente, Evandro Euzébio, gerente de operaciones de la mina, se situó en un mirador con vista al más viejo de los cinco pozos de la mina. Cientos de metros debajo de él, camiones gigantes suben por los caminos sucios, cada uno llevando consigo 400 de los 120 millones de toneladas de mineral que Vale produce cada año en el lugar.“Es la mejor mina de hierro en el mundo”, dijo Euzébio.

El mineral es transportado 890 kilómetros por línea ferroviaria hasta el puerto de São Luis, en el estado de Maranhão. De ahí, barcos cargueros lo llevan a China, que importa la mitad de la producción anual de Vale. La línea ferroviaria está siendo duplicada para poder trasladar la producción de S11D. Los precios del mineral de hierro se han reducido a la mitad, a cerca de US$55 por tonelada, durante el año pasado, pero Vale insiste en que el proyecto aún es viable. “Aquí nadie está desperdiciando el dinero”, dijo Paulo Horta, director de Vale North Ferrous.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

China 23/06/2024 Apuestas alcistas del cobre de fondos de cobertura chocan con desaceleración China

Los precios han caído 13% desde el máximo de más de US$11.100 la tonelada, ya que los especuladores redujeron sus apuestas

Reino Unido 24/06/2024 Debate por el Gobierno británico dejó advertencias por la economía de Reino Unido

El Instituto de Estudios Fiscales dijo que el público vota en medio de un vacío de conocimiento, y que loss partidos en disputa evitan las decisiones difíciles

Israel 24/06/2024 Ataques israelíes causan al menos 11 muertos en Gaza y los tanques avanzan a Rafah

Uno de los ataques ocurrió un centro de distribución de alimentos en la ciudad de Gaza, cerca del histórico campo de refugiados de Shati y mató a tres personas