El Banco Andaluz está inmerso en una búsqueda de ahorro de costes ante los bajos tipos.

Expansión - Madrid

Unicaja da nuevos pasos para ganar en ahorro de costes y lograr ingresos en un contexto de bajos tipos de interés tras romper el intento de fusión con Liberbank en mayo. La entidad andaluza ha activado la venta de ATG (Andaluza de Tramitaciones y Gestiones), su filial de gestión hipotecaria, por la que ya pujan Indra, Cerberus, a través de su plataforma española Haya Real Estate, y el fondo británico Anacap, según señalan varias fuentes financieras conocedoras del proceso.

Estos tres candidatos ya han presentado oferta por ATG, que tiene unos 70 empleados y es propiedad al 100% de Alteria, la corporación de Unicaja que gestiona las participaciones en las sociedades financieras no bancarias del grupo. Fuentes conocedoras no descartan que pueda emerger un cuarto candidato. Entre los potenciales interesados también podría estar el grupo BC, especializado en la externalización de procesos, como se apuntaba en el sector cuando Unicaja inició el contacto con potenciales compradores antes del verano. KPMG actúa como asesor independiente en el sondeo de mercado, como publicó Expansión el 24 de junio.

Unicaja aspira a lograr unos ingresos de unos 40 millones de euros si finalmente decide vender ATG, aunque la cifra puede variar tanto al alza como a la baja. La gestión documental es un servicio que ofrece el banco andaluz a sus clientes en el momento previo y posterior a la firma de hipotecas. Y de hecho es una forma de garantizar que el cliente registra la hipoteca. La mayoría de los bancos tiene externalizado su negocio de gestión hipotecaria, ya que no se considera un negocio estratégico.

Las claves para que una de las ofertas se imponga en la puja serán el periodo de exclusividad que se decida para estas gestiones hipotecarias y el porcentaje de la comisión que se repartirían entre Unicaja y un potencial elegido, según indican fuentes cercanas al proceso.

La venta de ATG aún está en una fase inicial y la previsión es que no se cierre antes de diciembre, siempre que Unicaja decida deshacerse finalmente de esta filial. Ahora, los candidatos y la entidad andaluza negocian los flecos para pulir las distintas ofertas.

La filial de Unicaja presta servicios de gestión y liquidación de documentos y escrituras desde hace más de 25 años. ATG tiene su radio de acción en las principales zonas en las que el banco tiene desplegada su red comercial: Andalucía y Madrid, sobre todo.

¿Más ventas?
La potencial venta de ATG podría no ser la única desinversión que prepara Unicaja. Mientras negociaba una integración con Liberbank, la entidad andaluza se planteó desprenderse de Unigest, su gestora de fondos, para evitar una ampliación de capital. Pero esta posibilidad no se ha descartado del todo, según señalan fuentes financieras, aunque la entidad aún no ha dado un mandato a un banco de inversión para sondear el mercado. Unigest es la decimoprimera gestora del ránking español por patrimonio, con 5.384 millones bajo gestión en fondos de inversión.