.
GLOBOECONOMÍA González cesa al director general de Economía por las tarjetas opacas
jueves, 2 de octubre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

El portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, ha anunciado esta decisión de González, que además ha pedido a la Fundación Caja Madrid que su actual presidenta, Carmen Cafranga, abandone el cargo.

González ha tomado esta decisión después de que los nombres de Abejas y Cafranga aparecieran entre los presuntos implicados que apuntaba la Fiscalía Anticorrupción en el caso de uso indebido de las tarjetas de crédito en Caja Madrid y Bankia.

Pablo Abejas gastó US$311.153 desde 2006 a 2012 con tarjetas de crédito supuestamente opacas, mientras que Carmen Cafranga, US$220.973 desde 2003 a 2012.

En total, la cúpula de Caja Madrid gastó US$19,5 millones entre 2003 y 2012 a través de estas tarjetas. Una veintena de consejeros y directivos cargó más de US$252.000. El gasto anual superaba en muchas ocasiones los US$50.000 y US$63.000.

Entre los que más cargaban a estas tarjetas destacan el ex director general, Ildefonso Sánchez Barcoj (US$610.702); el exconsejero, de Izquierda Unida, José Antonio Moral Santín (US$575.765); el exdirector de organización y medios, Ricardo Morado (US$565.423); y el expresidente de la caja, Miguel Blesa (US$550.792).

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Hacienda 11/06/2021 Líderes del G-7 buscan regresar a la cooperación después del mandato de Donald Trump

El primer G-7 después de los turbulentos cuatro años de Donald Trump en el cargo, donde discutió con varios mandatarios del bloque

Comercio 11/06/2021 Valor de exportaciones de la región creció 8,9% durante el primer trimestre de 2021

Aumento en precios de los productos básicos impulsó la recuperación de las ventas externas de América latina en primer trimestre

Estados Unidos 11/06/2021 Elon Musk muestra el carro más rápido lanzado por compañía Tesla, el Model S Plaid

El nuevo buque insignia dará un impulso incremental a las entregas de Tesla, pero los modelos S y X de alta gama siguen siendo un negocio de nicho

MÁS GLOBOECONOMÍA