El primer ministro Edouard Philippe dijo que el gobierno no tuvo más remedio que tomar la decisión porque todavía había demasiada gente en las calles

Reuters

Francia cerrará la mayoría de las tiendas, restaurantes e instalaciones de entretenimiento a partir de la medianoche del sábado como parte de las medidas para contener la propagación del nuevo coronavirus, dijo el primer ministro Edouard Philippe.

Estaba hablando en una conferencia de prensa después de que la autoridad de salud pública dijo que 91 personas habían muerto en Francia y casi 4.500 ahora estaban infectadas.

Philippe dijo que el gobierno no tuvo más remedio que tomar la decisión porque todavía había demasiada gente en las calles y no aplicaban suficientemente las medidas que se anunciaron recientemente. Eso, dijo, estaba ayudando a acelerar la propagación del virus.

"He decidido cerrar todas las ubicaciones no indispensables", dijo, y agregó que las excepciones a la prohibición de compras incluirían tiendas de alimentos, farmacias y estaciones de servicio.

"Debemos limitar absolutamente nuestros movimientos".

Sin embargo, dijo que las elecciones locales del domingo seguirían adelante.