La República Más

El único candidato es el estadounidense Claver-Carone, expertos muestran preocupación por el liderazgo político regional

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Luego de meses de conjeturas, quejas y peticiones de algunos países miembros para postergar las elecciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), este fin de semana se elegirá al nuevo presidente.

El colombiano Luis Alberto Moreno, actual presidente sale del puesto luego de 15 años y su salida podría significar una ruptura en la tradición del BID de solo tener presidentes latinoamericanos desde 1959.

Con la renuncia a la candidatura del argentino Gustavo Béliz, hoy el único postulado para presidir el BID es Mauricio Claver-Carone, abogado y jurista estadounidense, conocido como el “candidato de Trump”, que incluso, antes de llegar a la contienda sin contrincantes, ya se preveía como el ganador.

Según el procedimiento de BID para ganar las elecciones el candidato debe tener el apoyo de por lo menos 15 de los 28 países miembros. A la fecha más de 17 países habrían mostrado su apoyo a Claver-Carone entre estos Colombia y Brasil.

LOS CONTRASTES

  • José Antonio OcampoExministro de Hacienda y Agricultura

    “Esto va a terminar generando una división profunda en el Banco Interamericano que demuestra que hay un serio problema de politización interna”.

  • Cecilia López Presidenta de Cisoe y exministra

    “América Latina tiene un vacío de poder infinito como región, es muy grave lo del BID porque necesitamos un liderazgo político de la región que en este momento no tiene”.

“Se vienen momento difíciles para el BID lo cual es muy preocupante porque necesitamos un liderazgo político de la región que en este momento los presidentes no lo tienen y era el momento de que el Banco Interamericano lo asumiera”, comentó la economista y actual presidenta de Cisoe, Cecilia López.

Para la exministra hay gran desconcierto en el BID por las actuales elecciones y señaló que en caso de que Joe Biden se convierta en el próximo presidente de EE.UU. podría presentarse una especie de “corto circuito”.

“No se cómo va a ser, no puede ser igual el compromiso de alguien que tiene que responderle a la región a alguien que tiene que responderle a Trump o al presidente en su momento”, concluyó López.

Con esta preocupación coincide José Antonio Ocampo, exministro de Hacienda y Agricultura de Colombia quien aseguró que lo mejor era posponer las elecciones para garantizar la tradición del BID.

“América Latina tiene más de 50% del BID y Estado Unidos ya tiene la presidencia del Banco Mundial entonces, a mi juicio, no tiene porque tener también la del BID” dijo Ocampo, quien comentó sobre la incidencia del debate electoral de EE.UU..

“Si EE.UU. elige a Biden, la posibilidad de que haya una capitalización del Banco se vuelve mínima y eso es muy perjudicial por que es el principal banco multilateral de Desarrollo para América Latina” añadió.

Los expertos coinciden en que es un momento difícil para América Latina que ha sido una de las regiones más golpeadas por la pandemia, con lo que la gestión del BID será primordial para la recuperación.

“Sería delicado que el cambio se tradujera en una agresiva política de cambios en la organización y su personal, especialmente, en un momento donde la crisis global, el ascenso de la pobreza y el desempleo en muchos países exige estabilidad institucional y profundización de políticas”, concluyó el decano de la facultad de economía del Externado, Julián Arévalo.

Entre 2005 y 2019 el BID aprobó US$151.000 millones para apoyar el crecimiento y la competitividad de la región. Los préstamos e inversiones de capital de BID Invest y BID Lab alcanzaron los US$38.200 millones impactando a 38 millones de personas.

Algunas de las actuaciones de Moreno

Durante sus 15 años liderando el Banco Interamericano de Desarrollo, el colombiano Luis Alberto Moreno realizó varios proyectos para el beneficio de la región; inició reformas para consolidar salvaguardas sociales y ambientales; aprobó una nueva política de acceso a la información; promovió los puestos de liderazgo a cargo de mujeres.

En cuanto a reconocimiento para la institución, consiguió la certificación Edge y preservó la calificación crediticia del banco de AAA. Hasta agosto de 2020, el BID había aprobado US$10.000 millones para afrontar la crisis.