.
GLOBOECONOMÍA Elecciones en Venezuela: la abstención haría la diferencia
martes, 9 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

luis fernando vargas alzate

Se acerca el momento de determinar, desde las urnas, quien será el reemplazo definitivo de Hugo Chávez en la presidencia venezolana. Los ánimos están caldeados, pues se está ante una campaña desventajosa desde todos los punto de vista para cualquier candidato que se halle por fuera del oficialismo.

A eso se suma que los dos candidatos más opcionados, a saber, Nicolás Maduro por parte del partido de gobierno (Psuv), y Henrique Capriles en representación de la oposición (Primero Justicia), no se han medido en críticas, reproches y tratos desobligantes del uno frente al otro. Se trata, por cierto, de la campaña presidencial más corta en toda la historia de Venezuela, dado que comenzó el pasado martes 02 de abril y terminará mañana jueves en horas de la noche.

El candidato más opcionado a quedarse con la presidencia es Nicolás Maduro, quien viene actuando como presidente interino, ante una decisión irregular que tomó la Asamblea Nacional mientras se cumplían las honras fúnebres del hoy desaparecido presidente Chávez. Desde el mismo momento en que este último le “endosó” el voto, casi que le aseguró la posición en la primera magistratura del país. No obstante, aunque las encuestas estén poniéndole en la presidencia, lo cierto es que el elector ha de estar evaluando cada cosa de acuerdo con su conveniencia, y eso podría llevar a un aumento del abstencionismo que, por supuesto, iría en su propio detrimento.

Henrique Capriles, por su parte, es el candidato que para las encuestas se presenta como indudable perdedor. Sin embargo, paradójicamente es la persona que mejor podría enfrentar las críticas situaciones que Venezuela está viviendo en todos sus frentes. Su preparación, capacidad para la administración pública y el hecho de haberse convertido en un verdadero ser político durante toda su vida, juegan en su favor. A pesar de ello, su campaña no cuenta con recursos del Estado, ni con los medios ni funcionarios del mismo, como sucede con todo lo que su adversario adelanta, con notables irregularidades, desde su campaña política. Lo más valeroso de Capriles es que no ha cedido un sólo centímetro ante los esfuerzos del chavismo para sacarlo de la carrera por la presidencia.

Una ínfima radiografía de Venezuela puede sencillamente resumirse en las líneas de este párrafo. Es notorio, y lo confirma Jorge Botti -actual presidente de Fedecámaras-, que la economía venezolana “está en un punto de quiebre”. El sistema productivo ha sufrido los embates de un gobierno que durante 14 años ha hecho todo para restarle competitividad y liderazgo. Al estancarse los precios del petróleo en una cifra alrededor de los U$100 por barril, el derrochador Estado entró en crisis, pues no tiene el sustento para saciar la sed de divisas que demanda una sociedad que importa casi todo lo que consume.

Ahora, socialmente el país se encuentra bajo una política que se ha ocupado en atender los síntomas de la pobreza, pero no en generar cambios estructurales de fondo. Dos palabras lo resumen muy bien: asistencialismo e imprevisión.

Así las cosas, el reto para quien se quede en la presidencia, tiene que orientarse a recomponer el perfil económico de Venezuela, establecer políticas sociales integrales, amplias y honestas con la sociedad misma, y recomponer el camino en términos de seguridad, pues los más de 3.400 homicidios en los tres primeros meses del año son claro indicador de lo que viene sucediendo en materia de seguridad al interior del vecino país. Pero, ¿quién será, entonces, el presidente? Todo va a depender de la conciencia frente a la acción electoral.

Si las personas meditaran su voto, si lo ligaran de manera directa frente a las necesidades de la nación, si se sinceraran sobre lo que representa cada candidato para los intereses nacionales, y si al analizar lo hicieran procurando coherencia entre lo que se dice y se hace, entonces, para no traicionar su compromiso moral con el statu quo, seguramente se abstendrían de votar. También, entonces, ganaría Henrique Capriles. De darse, la abstención jugará siempre en su favor.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Salud 21/09/2021 La vacuna de refuerzo de Johnson & Johnson previene 100% infecciones graves

El resultado positivo se da cuando se administra la vacuna covid dos meses después de la primera inoculación. El refuerzo es 94% efectivo

Energía 21/09/2021 Opep+ tiene problemas para bombear petróleo y satisfacer la creciente demanda

Países como Nigeria y Angola han tenido dificultades por trabajos de mantenimiento que se han retrasado por la pandemia

Energía 18/09/2021 Gran Bretaña promete administrar consecuencias de fuerte alza de precios del gas

Un fuerte aumento en los precios del gas ya ha forzado la quiebra de varios proveedores de energía y ha cerrado plantas de fertilizantes que también producen CO2

MÁS GLOBOECONOMÍA