RIPE:
EL ECONOMISTA

Delivery Hero sustituirá el 24 de agosto en el índice Dax 30 de Fráncfort al controvertido grupo de pagos en línea Wirecard

El Economista - Ciudad de México

Una empresa alemana que empezó repartiendo comidas a domicilio, Delivery Hero, desembarca en el índice estrella de la bolsa de Fráncfort, una historia de éxito sorprendente, aunque con claroscuros.

Delivery Hero sustituirá el 24 de agosto en el índice Dax 30 de Fráncfort al controvertido grupo de pagos en línea Wirecard, protagonista desde hace meses de un gran escándalo financiero en Alemania.

La capitalización de Delivery Hero está a punto de superar los US$23.600 millones, lo que significa cuatro veces más que cuando entró en bolsa, en junio de 2017.

La entrada en el Dax "es un reconocimiento al hecho de que el mercado de capitales cree en nuestra plataforma, y un reconocimiento al esfuerzo incansable de nuestros empleados", declaró el presidente y cofundador de Delivery Hero, Niklas Östberg, en un comunicado.

La acción Delivery Hero "continuará beneficiándose de la tendencia a largo plazo del público, que seguirá comiendo cada vez más en casa", cree Christoph Stanger, director de mercados de valores en Europa de la firma Goldman Sachs.

Interrogantes

Aunque el éxito de Delivery Hero entre los inversores alemanes es incontestable, subsisten preguntas sobre la viabilidad de su modelo económico.

Su volumen de negocios crece de forma exponencial cada año, a golpe de compras de empresas del sector de reparto a domicilio en todo el mundo. Para este año podría llegar a US$3.300 millones.

Pero al mismo tiempo, Delivery Hero nunca ha dado beneficios desde su creación en 2011. El año pasado, incluso, las pérdidas fueron de US$783 millones, casi el triple respecto al año anterior.

Otro hecho sorprendente, Delivery Hero no tiene volumen de negocios en Alemania, aunque tiene su sede en este país, algo nunca visto en la historia del Dax.

Sus actividades en Alemania, bajo las marcas Lieferheld, Foodora y Pizza.de, fueron vendidas a su rival holandés Takeaway en 2019, por un monto de US$1.180 millones.

Y sin embargo, sus raíces son totalmente alemanas. Empezó repartiendo comida de restaurantes a clientes, y rápidamente creó su propia flotilla de repartidores en Berlín.

Luego pasó a la distribución de tiendas, de farmacias, de floristerías...

Y supo adivinar el futuro prometedor del "quick commerce", es decir, la instalación de pequeños almacenes que reciben y distribuyen casi instantáneamente la mercancía, apenas desembarca, gracias a la demanda en tiempo real en línea.

El grupo tiene la ambición de ser líder en cada uno de los mercados donde opera. En Francia, su filial Foodora no tuvo el éxito que consideraba adecuado, así que cerró puertas sin dudarlo en 2018.

Delivery Hero está presente en 40 países y emplea más de 25.000 personas, que atienden casi cuatro millones de pedidos al día.

Sus objetivos ahora pasan por Asia y América central. En Corea del Sur acaba de comprar a su rival local Woowa, por US$4.000 millones, y tiene planes de desembarcar en Japón.