miércoles, 12 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

Juergen Fitschen, co-presidente ejecutivo de Deutsche Bank, fue implicado ayer en una investigación de evasión fiscal relacionada con la comercialización de derechos de emisiones de carbono en el mayor prestamista de Alemania.

Cientos de policías e inspectores fiscales allanaron las oficinas del banco.

Los fiscales del caso dijeron que estaban investigando a 25 empleados del banco ante la sospecha de una severa evasión fiscal, lavado de dinero y obstrucción de la justicia, y registraron las oficinas centrales de la entidad, así como residencias privadas en Berlín, Dusseldorf y Fráncfort.

“Dos de los miembros de la junta directiva de Deutsche Bank, Juergen Fitschen y Stefan Krause, están involucrados en las investigaciones debido a que firmaron las declaraciones de impuestos al valor agregado del 2009”, dijo Deutsche Bank en un comunicado.

En el 2009, Fitschen era el jefe de Alemania y Krause era el presidente financiero, puesto que aún ocupa.

Alrededor de 500 policías e inspectores fiscales allanaron la sede de Deutsche Bank y arrestaron a cinco empleados en una investigación más amplia, vinculada a una estafa fiscal relacionada con el comercio de permisos de emisión de carbono.

Inspectores tributarios con mochilas y maletas fueron vistos abandonando las torres de las oficinas centrales del banco en Fráncfort. Alrededor de 20 mini buses de la policía y dos micros estaban estacionados frente al banco.

Los allanamientos marcan un revés para los esfuerzos de Deutsche de pulir su imagen. El banco está luchando con demandas en Estados Unidos y en el Reino Unido relacionadas con acusaciones sobre la manipulación de la tasa Libor y la venta engañosa de activos de alto riesgo durante la crisis financiera de 2007-2009.

Deutsche Bank ayer dijo que estaba cooperando ampliamente con las autoridades y se negó a hacer comentarios sobre los arrestos.

“Los fiscales públicos registraron las oficinas de Deutsche Bank en el día de hoy en relación a las investigación que se han estado llevando a cabo desde la primavera de 2010 contra los individuos sospechosos de evasión fiscal en el comercio de certificados de emisiones de CO2”, dijo la entidad en un comunicado.

El mayor banco de alemania revirtió sus ganancias después de emitir la declaración al caer 0,1% a €34,275 al cierre de la negociación en Frankfurt. Las acciones han ganado un 16% este año.

El segundo escándalo del banco en un mes
Tres exempleados acusaron la semana pasada al Deutsche Bank de utilizar maniobras contables indebidas para manipular los datos y esconder US$12.000 millones de pérdidas en la cartera de derivados de crédito.

Los hechos tuvieron lugar entre 2008 y 2009 y, según las mismas acusaciones, de haber reconocido las pérdidas, poniendo las carteras a valor de mercado, el mayor banco alemán se habría quedado en una muy difícil situación de solvencia y habría tenido que solicitar ayudas estatales, en lugar de mostrar una imagen de entidad sólida.

La opinión

Diana Aranguren
Analista del Helm Bank

“La transparencia es importante para funcionamiento del sistema porque la confianza se deteriora con el público y genera incertidumbre”.