El mandatario se refirió a través se cuenta de Twitter en contra de Lula da Silva

Reuters

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cargó el sábado en Twitter contra su rival Luiz Inàcio Lula da Silva, después de que el expresidente izquierdista salió de la cárcel, poniendo de manifiesto las profundas divisiones políticas que se desatarán probablemente en los próximos días.

El tuit de Bolsonaro fue publicado después de que Lula -que fue presidente entre 2003 y 2010- se comprometió en un video publicado en las redes sociales a "ayudar a liberar Brasil de la locura que está ocurriendo en nuestro país".

El mandatario sugirió que Lula es un "sinvergüenza" e instó a sus seguidores a unirse tras la agenda derechista del gobierno, afirmando que no deben permitir que descarrile "la nueva fase de recuperación de Brasil".

"Amantes de la libertad y el bien, somos la mayoría. Sin una estrella polar y una dirección, hasta las mejores tropas se convierten en una banda que dispara para todos lados, incluidos los amigos", escribió Bolsonaro.

"No entreguen munición al sinvergüenza, que está libre por el momento pero lleno de culpabilidad", agregó, sin referirse a Lula por su nombre.

Un juez ordenó la liberación de Lula el viernes, un día después de que el Supremo Tribunal Federal de Brasil emitió un dictamen que pone fin al encarcelamiento obligado de personas condenadas tras perder su primera apelación. Lula estaba en prisión por un caso de corrupción por el que fue condenado a una sentencia de casi nueve años.

Lula pasó la noche en la sureña ciudad de Curitiba, donde había estado encarcelado, pero regresó a la zona de Sao Paulo el sábado.

Al salir de la cárcel ante una multitud de seguidores vestidos con el típico color rojo de su Partido de los Trabajadores, Lula convocó a una concentración en el sindicato de metaleros a las afueras de Sao Paulo, lugar en el que comenzó su carrera política, y prometió continuar con una gira nacional.

En las redes sociales, Lula dijo que, aunque tiene 74 años, tiene la energía de un joven.

En declaraciones a sus seguidores fuera de la prisión el viernes, Lula prometió demostrar su inocencia y acusó a policías, fiscales y jueces "podridos" de "trabajar para criminalizar a la izquierda".