RIPE:
DIARIO FINANCIERO

Mediante un comunicado de prensa, NZX admitió que se trató de un ciberataque que tenía como objetivo "interrumpir el servicio"

Diario Financiero

La ciberseguridad vuelve al telón de la industria financiera. Ahora los ojos del mercado se volcaron a Nueva Zelanda. El operador de la bolsa local, el NZX, sufrió por segundo día consecutivo un ciberataque y que significó la suspensión de las transacciones durante una hora.

Se detalló que las operaciones que tuvieron que cerrar momentáneamente incluyó la placa principal de NZX y su mercado de deuda, como también de Fonterra Shareholders Market.

Mediante un comunicado de prensa, NZX admitió que se trató de un ciberataque que tenía como objetivo "interrumpir el servicio saturando una red con volúmenes significativos de tráfico de Internet".

El operador de la plaza neozelandesa indicó que el ataque informático "se pudo mitigar y ahora se ha restaurado la conectividad para NZX".

Asimismo, declaró que "ha estado en estrecho contacto con los participantes del mercado y agradece el apoyo y el nivel de comprensión durante los períodos de interrupción del comercio".

El profesor Dave Parry, del Departamento de Ciencias de la Computación de AUT, dijo al New Zealand Herald que se trataba de un ataque muy grave a la infraestructura crítica de Nueva Zelanda: "El hecho de que esto haya sucedido en un segundo día indica un nivel de sofisticación y determinación que es relativamente raro", sostuvo el académico.