jueves, 31 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

El decepcionante resultado de la petrolera Royal Dutch Shell limitó el jueves la subida de los índices bursátiles europeos, que de todas maneras se sostuvieron por la extensión de estímulos monetarios de parte de bancos centrales.

Las acciones de Shell, la tercera compañía más grande de Europa por capitalización de mercado, cayeron un 5 por ciento y fueron uno de los principales lastres del FTSEurofirst 300 luego de anunciar resultados que no cumplieron con los resultados.

El índice paneuropeo FTSEurofirst cerró con una subida del 0,4%, a 1.292,73 puntos, gracias a los avances en los sectores bancario y automotriz. El índice terminó el mes en un máximo de cinco años tras ganar un 3,7% en todo octubre.

El sector energético también sufrió un impacto luego de que la petrolera estadounidense Exxon -la mayor petrolera mundial entre las que cotizan en bolsa- reportó una caída en sus ganancias trimestrales.

Fuera del sector energético, las acciones de la farmacéutica danesa Novo Nordisk se desplomaron un 7,4% luego de no cumplir con los pronósticos de ventas y utilidades.

De acuerdo a datos de Thomson Reuters StarMine, el 53 por ciento de las compañías que integran el STOXX Europe 600  ha cumplido o superado las expectativas de los analistas en lo que va del trimestre, casi en línea con el promedio de los últimos trimestre.
"Los resultados que están saliendo son débiles pero estables, y el panorama en general es de un mayor respaldo para los precios de las acciones", dijo Oliver Wallin, director de inversiones de Octopus Investments.
El FTSEurofirst se mantiene en máximos de cinco años con el reciente repunte apuntalado por los estímulos dispuestos por bancos centrales, que continúan alimentando la demanda de acciones y hunden los rendimientos de otras clases de activos