La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Lina María Ruiz J. - lruiz@larepublica.com.co

Son muchas las personas naturales y compañías afectadas por el caso de Interbolsa y por eso, el enredo de cómo se va a recuperar ese dinero es, después de casi un año, una maraña que apenas se empieza a desenredar.

Lo cierto es que tras las cinco sesiones que se realizaron el mes pasado en la Superintendencia de Sociedades para discutir sobre cómo se va a repartir el dinero, Ángela María Echeverri, superintendente delegada para procesos de insolvencia, ratificó que los primeros ‘salvados’ de la crisis serán las 300 personas naturales y jurídicas que suscribieron los bonos de Luxemburgo por tratarse de una operación del mercado público de valores.

A estos se les debe dar $90.000 millones, los cuales se deben sacar de los activos con los que cuenta actualmente el liquidador Pablo Muñoz, que llegan a un monto de $163.000 millones. Este total lo conforman los $93.000 millones que pertenecen al grupo Corridori, $40.000 millones en acciones de la compañía EasyFly y $20.000 millones de otras operaciones.

Mientras tanto, los pasivos de Interbolsa suman un total de $250.000 millones. Aquí, entran como víctimas antiguos trabajadores de la compañía a quienes se les adeuda $200 millones; la Dian, que espera un total de $6.000 millones por deudas de impuestos; y por un crédito prendario a una compañía vinculada a Biomax se debe un total de $20.000 millones.

Así, entre las víctimas, se puede considerar que los más afectados hasta el momento son aquellos clientes de la comisionista que invirtieron en acciones de Interbolsa, las cuales suman un pasivo total de $75.000 millones de ‘repos’ y que se traduce en pérdida total, pues estos títulos ya salieron del mercado.

Fiduciaria Alianza es otra compañía perjudicada de este descalabro financiero. Esta tiene ‘en veremos’ la recuperación de $87.000 millones, la cual, por medio de sus fideicomisos estructurados, figura como el segundo mayor accionista de Fabricato con 6,1% de las acciones, lo que representa 561,7 millones de títulos.

Según Luis Fernando Guzmán, presidente de Alianza Fiduciaria, “los fideicomisos reúnen casos particulares, pues cada persona con repos tiene una fecha y un valor de vencimiento diferente”.

Por su parte, la Universidad Santo Tomás se ubica como el octavo mayor accionista de la textilera, con una participación de 2,63%, mientras que las deudas de Interbolsa con la institución ascienden a $19.960 millones.

Por otro lado, Omya Andina, empresa dedicada a la producción y comercialización de carbonatos de calcio, materia prima y recubrimientos, cuenta ahora con 1,54% de las acciones de Fabricato, mientras que las deudas de la compañía liquidada con esta, ascienden a $13.056 millones. Finalmente, la cuarta empresa a destacar es el Consorcio Grupo Ejecutor Hatovial, que adelanta la rehabilitación, mejora y mantenimiento de la concesión Aburrá Norte, que tiene 1,51% de participación accionaria de la compañía y que aparece como acreedora de $29.668 millones.

Igualmente hay que contar con los 4.150 ahorradores que forman parte de la Cartera Colectiva Credit, los cuales entrarían también a la lista de víctimas. Estos reclaman $78.000 millones por el posible manejo fraudulento en operaciones realizadas con la clínica La Candelaria.

Así mismo, el Fondo Premium Capital fue reconocido como víctima por el Tribunal Superior de Bogotá luego de que se argumentará que se vulneraron los derechos del Fondo al no haberle permitido al abogado Jaime Granados apelar la decisión que le negaba la participación en el proceso. Hasta hoy, de esta compañía se han presentado 1.058 personas que reclamarían entre $120 millones y $140 millones. De esto ya hay recogido un total de $40 millones por lo que faltaría recuperar una cifra cercana a los $80 millones y $100 millones.

Por último, los expertos consideran que el paso a seguir es rescatar más activos, cobrar deudas y perseguir los patrimonios de quienes son presuntamente responsables de este colapso financiero que luego de 11 meses parece tener una solución agridulce para las partes.

Las opiniones

Camilo Martínez
Abogado financiero

“Aunque muchas víctimas tienen descontento por tenerse prioridad con Luxemburgo, es válido por tratarse del mercado de valores”.