lunes, 21 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Rubén López - rlopez@larepublica.com.co

En los últimos años, el gran crecimiento que ha presentado la clase media en Colombia ha provocado que se haya convertido en el gran motor de la economía. Es por eso que la pregunta principal es, ¿cómo hace este segmento para financiar su consumo?

La respuesta es clara y apunta a varios productos diferenciados. Según los expertos, la clase media se financia principalmente con sus ingresos y con el acceso al crédito que deriva de contar con un empleo formal, donde destacan las tarjetas y los créditos de consumo.

En concreto, al hablar de tarjetas de crédito, se puede considerar que los productos que más se ajustan al perfil de la clase media son los plásticos de marca compartida con compañías del sector retail, una opción que realmente puede generar un mayor costo para el cliente.

En este sentido, tarjetas como la de Olímpica con Serfinasa, Éxito de Bancolombia o incluso tarjeta de crédito fácil de Codensa, presentan tasas de interés por encima de 29% e incluso cercanas a la tasa de usura que actualmente se encuentra en 29,78%.

Este panorama muestra en algunos casos una gran diferencia con las tarjetas de crédito convencionales cuyos intereses van a partir de 23% como es el caso de Banco Pichincha.

De acuerdo con el especialista en banca Alfredo Barragán, esta es una de las preferencias de la clase media. “Uno de los productos en los que se observa una mayor acogida, son las tarjetas de marca compartida, que suponen menores trámites para el otorgamiento y suele tener ofertas atractivas para atraer a este tipo de consumidor”.

Igualmente, Jimena Botero, vicepresidente de comunicaciones corporativas y marketing de Citibank, destacó que estas personas tienden a tener productos con beneficios adicionales. “El producto financiero más atractivo para este segmento de clientes al hablar de tarjeta de crédito son principalmente aquellas de marca compartida que les ofrecen factores adicionales como acumular millas y descuentos”.

Pero como se ha visto, esta no es la única opción y los créditos de consumo cobran gran importancia, especialmente los de libranza, que devengan la nómina directamente del sueldo.

Eso lo afirmó el presidente de la Fundación Microfinanzas Bbva, Manuel Méndez del Río al asegurar que “la clase media se relaciona con el sistema a través del mismo empleo y por eso, la mayor facilidad para este segmento lo ofrecen las libranzas”, dijo.

El crédito de libranza es la clave para endeudarse
Una de las características fundamentales que comparte la clase media es que cuentan con un trabajo formal, por lo que la financiación a través de la empresa es una de las herramientas más usadas por este segmento, gracias a la menor tasa y la facilidad para la aprobación. De esta forma, se puede ver como con el crecimiento de la clase media en Colombia, este mecanismo también ha avanzado hasta llegar a tener la mayor participación en la cartera. En concreto supone 34,1%, mientras que 23% es de libre inversión y 21,9% de tarjeta de crédito.

Segmento tiene 49% de seguros de vida individual
Los seguros se pueden llegar a ver como un reflejo de los intereses que tiene cada persona para prevenir riesgos. En este sentido, las cifras de la Superfinanciera muestran que 49% de las pólizas expedidas de vida individual, pertenecen a consumidores que por su rango salarial, de 1 a 5 salarios mínimos vigentes, son considerados clase media. 

Esto es relevante ya que estas pólizas suelen incluir protección contra muerte o enfermedad grave y también suele incluir diversos planes para que el cliente también ahorre. Al mismo tiempo, otros seguros como exequias (15%), hogar (7%) o sustracción (8%) tienen una menor importancia para estos clientes del sector. Hay que destacar que la clase media está contratando más seguros de otros segmentos que eran casi exclusivos de mayores ingresos. Este es el caso de las exequias, donde 94% de los nuevos asegurados son de este rango salarial o vida grupo con 69% de participación.

Mientras, para Fasecolda, las pólizas más contratadas por este segmento son las obligatorias. 

Clase media sigue usando el efectivo
Según el Banco de la República, aproximadamente 92% de estrato 3 y 75% de estrato 4 mantienen una clara preferencia por usar el efectivo en sus pagos, una gran diferencia con las tarjetas de débito, que llegan a 8% y 18% de preferencia respectivamente. 

Las opiniones

Juliana Sguerra
Principal de Oliver Wyman Services
“La clase media ha venido creciendo en los últimos años, lo que genera un incremento en la demanda en especial productos de crédito y enfocados en la inversión”.

Alfredo Barragán
Especialista en Banca - Universidad de los Andes
“La clase media se financia esencialmente en los bancos con créditos de libranza y tienen un alto uso de las tarjetas de crédito de marca compartida”.