.
FINANZAS Las tasas de interés negativas: ¿bendiciones o maldiciones futuras?
viernes, 16 de septiembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Wilson Tovar

La teoría sugiere que para aliviar una economía débil, la banca central puede recortar las tasas de interés para aumentar la cantidad de dinero circulante que se gasta y poner en marcha la recuperación económica. Sin embargo, esta receta nunca contempló reducciones por debajo de la barrera de 0%.

Esta solución sobrevino en el escenario reciente de muchas grandes economías, en el que los precios caían y la demanda agregada se comprimía cada vez más, una situación derivada de las crisis económicas en países como China, Grecia, Portugal, Italia, Irlanda, Rusia y Brasil, entre otros.

 Se espera que la audacia de los hacedores de política pueda convencer a los consumidores del compromiso que los bancos centrales tienen con vencer la deflación, lo que de alguna manera pone la reacción de los mercados de divisas como una de las claves del éxito, dado que las tasas negativas deberían llevar a los inversionistas en busca de mejores rendimientos al extranjero, generando una depreciación de la moneda y elevando el precio de las importaciones para ayudar a combatir la deflación e impulsar las exportaciones.

La trampa en la que los bancos centrales pueden estar cayendo es que si la deflación empeora, las tasas reales de interés subirán aún más, ahogando la recuperación. El escenario será más peligroso si los consumidores responden a las tasas negativas mediante el retiro de su dinero de los bancos, generando una escasez de fondos que elevaría las tasas de interés.

Las tasas negativas también crean inestabilidad financiera debido a que los bancos no pueden pasar las tasas negativas a los depositantes y sufren en la medida en que activos como los créditos garantizados con hipotecas, que pagan intereses vinculados a la tasa de interés de referencia, dan lugar a ganancias más bajas, generando una erosión de capital. Además, entidades como los fondos de pensiones y aseguradoras, entre otras, pueden dejar de ser rentables.

Las tasas de interés negativas no son sostenibles, ya que se podría originar una crisis bancaria sin precedentes, teniendo en cuenta que en la actualidad hay cerca de US$11,7 billones invertidos en bonos soberanos que pagan rendimientos negativos. 

No solo los bonos con rendimientos negativos son peores que la liquidez que se deja en caja, el problema real es que si los rendimientos se vuelven más negativos, algunos inversionistas ya no serán capaces de aceptar pérdidas garantizadas, de tal suerte que el exceso de liquidez que se ha generado con la irrigación de los grandes bancos, haría más visibles los elevados precios de acciones y bonos alrededor del mundo, motivando una fuerte corrección.

MÁS DE FINANZAS

Bolsas 27/07/2021 El dólar cerró con un precio promedio de $3.918,42, después de ganarle $14,25 a la TRM

El petróleo se ve influenciado hoy por las apuestas de que los ajustados suministros y tasas de vacunación contrarresten los contagios

Bolsas 26/07/2021 El dólar cerró en $3.904,13, el precio más alto del año, tras ganarle $29,69 a la TRM

Los precios del petróleo retrocedieron en medio de las preocupaciones por una menor demanda de combustible que causará la propagación de la variante Delta

Bancos 27/07/2021 La compañía colombiana Red5G diseñó Cashi, una plataforma digital de cobranzas

Esta herramienta dispone de un tablero de control en tiempo real para la gestión del cobro, envío de link de pago por SMS y correo

MÁS FINANZAS